eldiario.es

Menú

ESTUDIO

- PUBLICIDAD -

El estudio realizado por el Instituto Valenciano de Infertilidad, Differences of seminal quality and reproductive output among patients from different European countries undergoing an oocyte donation programme, revela que existen diferencias en cuanto a la calidad seminal entre los trece países europeos analizados y sus resultados en tratamientos de reproducción asistida.

El semen español está a la cola en este ránking europeo en cuanto a volumen (9ª posición), movilidad (10º puesto) y concentración, así en este último parámetro, sólo están por detrás de España los belgas y los turcos, que además ocupan las dos últimas posiciones en cuanto a volumen y movilidad. Por el contrario, Suecia y Noruega son los que obtienen los mejores resultados en concentración y movilidad, e Irlanda y Alemania son los primeros en volumen de espermatozoides por eyaculado. (*ver gráficos)

Tras analizar la calidad del esperma europeo, el estudio del IVI evaluó también su funcionamiento, es decir, su capacidad para lograr una gestación, y ahí los españoles lograron situarse en la segunda posición, solo por detrás de Portugal. Las 11.975 parejas que participaron en este estudio lo hicieron para un tratamiento de fecundación in Vitro (FIV) con donación de óvulos, es decir, que a la hora de conseguir o no un embarazo el factor femenino estaba minimizado ya que todos los óvulos donados pertenecían a mujeres jóvenes, sanas y sin problemas de fertilidad.

"Según estos resultados, más del 40% de las parejas españolas que hicieron este tratamiento consiguieron embarazo en el primer intento, mientras que apenas un 25% de las parejas suecas lo lograron, a pesar de su buena calidad seminal", explica Elena Sellés, directora del laboratorio de andrología de IVI Alicante y autora del estudio.

La explicación para esta diferencia de resultados clínicos radica, según Elena Sellés, en que para lograr un embarazo "no sólo es importante el recuento de espermatozoides con buena movilidad y forma si no también su capacidad fisiológica para fecundar", y ahí sí tiene mucho que decir la forma de vida de cada país, sus hábitos alimentarios, su mayor o menor exposición a ambientes tóxicos, el consumo de alcohol, tabaco o drogas y, sobre todo, el nivel de estrés, que pueden influir en el núcleo del espermatozoide.

Este estudio del IVI, el más amplio llevado a cabo por un centro de fertilidad, ha sido seleccionado para presentarlo en el Congreso Europeo de Andrología, que este año celebra su quinta edición en Roma del 26 al 28 de noviembre.

El Instituto Valenciano de Infertilidad nace en el año 1990 como la primera institución médica en España dedicada íntegramente a la reproducción humana. Actualmente el IVI cuenta con clínicas en Alicante, Almería, Barcelona, Bilbao, Castellón, Madrid, Murcia, Sevilla, Valencia, Vigo, Lisboa, México D.F., Buenos Aires, Santiago de Chile y Panamá.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha