eldiario.es

Menú

Greanpeace alerta de la "amenaza" de una nueva "burbuja inmobiliaria" en la costa española

La organización ecologista advierte que existen 53 zonas de alta presión urbanizadora que no están protegidas, entre las que incluye tres zona de Tenerife, Gran Canara y Fuerteventura

- PUBLICIDAD -
La playa de Melenara renueva su bandera azul

La playa de Melenara.

Greenpeace ha alertado, ante lo que considera una "amenaza" de una nueva "burbuja inmobiliaria" en la costa española, sobre 53 zonas de alta presión urbanizadora que no están protegidas y se encuentran cerca de zonas ya urbanizadas y bien comunicadas o espacios naturales, entre las que incluye tres zonas de Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura

En su informe Protección a toda costa, Greenpeace parte de la hipótesis de que se esté produciendo una "nueva edad de oro" del ladrillo, después de que el mercado de la vivienda creciera en España en 2016 "a un ritmo que no se veía desde hace una década".

Por ello, pone el foco en aquellos espacios que quedan sin urbanizar en la costa, los que aún no están protegidos y que podrían ser los emplazamientos donde la construcción, tanto de viviendas como de infraestructuras "se pudieran cebar en un futuro", al ser las más codiciadas por los promotores inmobiliarios.

Estas áreas se caracterizan por no estar ya muy saturadas de ocupación artificial y por su fácil accesibilidad, por lo que "la mejor forma de proteger es dificultar el acceso", según se señala en el documento.

De las 53 zonas identificadas en España, once se encuentran en Andalucía: de Isla Canela a Isla del Moral, Isla Cristina-Islantilla (Huelva), Caños de Meca-Conil, Chipiona-Sanlúcar y Barbate-Zahara de los Atunes, Torreguadiaro (Cádiz), Sur de Motril (Granada), Torre del Mar (Málaga) y Roquetas-Aguadulce, tramo Oeste de Almerimar y San Juan de los Terreros (Almería).

Otras zonas recogidas en el informe son Güimar-Aeropuerto Sur y Punta del Hidalgo-Mesa del Mar (Tenerife), Formentera, sudoeste de Ibiza, la costa norte de Gran Canaria y la oriental de Fuerteventura, el litoral sudoriental de Mallorca, Águilas-Cabo Cope (Murcia), el fondo de la ría de Vigo, Cullera-Gandía (Valencia) y el tramo Mataró-Girona (Cataluña), entre otras.

"No podemos permitirnos el modelo que nos ha llevado a la ruina económica de nuestro país ni la impunidad sobre las leyes medioambientales, ha afirmado la responsable de la campaña de Costas de Greenpeace, Pilar Marcos, quien ha considerado "especialmente escandaloso" el caso del hotel El Algarrobico, en el Cabo de Gata (Almería).

Para no cometer los errores del pasado ante un posible resurgir urbanizador, la organización propone la puesta en valor de las figuras de protección de la naturaleza y de las zonas que limitan con estos parques, porque son las que están en mayor riesgo y reclama la planificación del litoral en su conjunto, "no municipio a municipio".

El documento de Greenpeace mide las variables de la ocupación del dominio público marítimo terrestre, la superficie artificial, los espacios naturales protegidos, los hábitats de interés incluidos en la red Natura 2000 y las áreas de alta presión urbanizadora.

Del análisis se desprende que el 31,8 por ciento de la franja del dominio público marítimo terrestre en España está ocupada y destacan las provincias de Málaga y Cádiz, con el 74,9 y 71,3 por ciento de la primera línea de costa construida.

De otro lado, Greenpeace concluye de que solo un 27 por ciento de la costa española está protegida -un 24 por ciento en el caso de Andalucía-, clasificación que encabeza Huelva debido a la presencia del entorno del Parque Nacional de Doñana, seguida de Tenerife (59,7 por ciento).  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha