eldiario.es

Menú

El PSC exige la ruptura de acuerdos entre el Gobierno y el obispo Álvarez

SOBRE LA ACOGIDA DE MENORES

- PUBLICIDAD -

El PSC-PSOE, a través de la diputada Francisca Luengo, miembro de la Comisión de Bienestar Social del Parlamento de Canarias, exige al Gobierno de CC y PP que rompa los acuerdos alcanzados el pasado día 20 de diciembre entre la consejera de Bienestar Social, Inés Rojas, y el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, en relación a la acogida de menores extranjeros a cargo de dicho Obispado.

Dado el pensamiento personal del obispo, manifestado en una entrevista en un medio de comunicación, Luengo considera que "carece de legitimación para adoptar en su nombre cualquier acuerdo con el Gobierno de Canarias acerca de la atención y protección de los menores extranjeros no acompañados", informa el PSC-PSOE en un comunicado.

Luengo asegura que "constituye un peligro público confiar la guarda, protección y educación de los menores a entidades representadas por Bernardo Álvarez si tenemos en cuenta sus declaraciones contrarias a lo que debe ser el cuidado, la protección, educación y guarda de los menores".

Además, apunta que sus palabras son cuanto menos "insensatas, y dejan abierta una interpretación que poco tiene que ver con la garantía de protección de los menores".

La diputada añade que si la consejera no comparte las declaraciones emitidas por el obispo y que han causado estupor en los medios de comunicación locales y nacionales, "debe romper de inmediato los acuerdos adoptados y apartar al obispo de los mismos, pues de lo contrario será corresponsable del daño que pudiera producirse a los menores acogidos en entidades dirigidas por el obispo".

Defensa del vicario general de la Diócesis Nivariense

El vicario general de la Diócesis Nivariense, Antonio Pérez, afirmó este viernes que "el obispo nunca quiso justificar los abusos contra menores" y que "probablemente las palabras fueron sacadas de contexto", según declaraciones realizadas a Radio Nacional.

Pérez intenta con estas palabras zanjar una polémica que ya está en la calle provocada por unas declaraciones efectuadas por Bernardo Álvarez, obispo de la Diócesis Nivariense, en relación con la homosexualidad y los abusos a menores.

Las palabras del obispo han tenido un efecto dominó en la prensa nacional y digital, que ha forzado a la Diócesis a matizar las declaraciones de Bernardo Pérez, que han generado fuertes reacciones en los colectivos de gays y lesbianas del archipiélago.

En concreto, en una entrevista publicada el pasado 24 de diciembre por un periódico tinerfeño, el obispo afirmaba que "la homosexualidad perjudica a las personas y a la sociedad" y especificaba que "no hay que confundir la homosexualidad que es casi una necesidad de la persona con la que se practica por vicio".

Además, y en relación con los abusos a menores, Álvarez se preguntaba "por qué el abusador de menores es un enfermo", e incluso iba más allá al asegurar que "puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay".

En relación a estas declaraciones, Pérez afirma que "el obispo no ha pretendido en ningún caso justificar una situación rechazable como la de los abusos a menores, que merece una condena tajante, y es necesario que se lea toda la entrevista, ya que en ningún caso el obispo ha pretendido justificar una conducta detestable".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha