eldiario.es

Menú

El Parlamento canario alerta sobre las grasas 'trans'

PRESENTES EN MÁS DEL 40% DE PRODUCTOS DE SUPERMERCADO

- PUBLICIDAD -

La Comisión de Sanidad del Parlamento regional pidió este viernes que las empresas e industrias alimentarias especifiquen en los envases de sus productos la clase de grasas que utilizan en su elaboración y requirió a los gobiernos central y canario que prohíban en los centros públicos la elaboración y preparación de sus comidas con grasas trans.

Esta petición, destinada al Gobierno de Canarias para que éste lo inste al central, figura en una proposición no de ley presentada por el grupo Popular y apoyada por unanimidad por todos los grupos.

La diputada proponente, Victoria Ponce, recordó que los alimentos, tanto de origen vegetal como animal, contienen grasas que cuando son consumidas con moderación son buenas pero especificó que existen otro tipo de grasas que constituyen un grave riesgo para la salud.

Entre estas últimas situó a las grasas trans, que constituyen, dijo, un factor de riesgo importante en la obesidad y las patologías cardiovasculares.

Recordó que los ácidos grasos trans son utilizados tanto en la restauración como en la industria alimentaria para la producción de gasas vegetales sólidas, especialmente en las margarinas y precisó que se calcula que estas grasas están presentes en más del 40% de los productos de supermercados y en restaurantes ya que son utilizados para cocinar, freír y hornear por su menor precio y sabor neutro.

Ponce señaló que hay estudios que ponen de manifiesto que las grasas trans se relacionan con un mayor riesgo cardiovascular que las propias grasas a las que se sustituyeron.

En la iniciativa se pide que se realice una campaña de divulgación sobre el perjuicio que causa a la salud el consumo de estas grasas y a instancias del grupo Socialista se requirió al Gobierno canario que lleve a cabo acciones formativas destinadas a los consumidores.

Comparativa internacional

La diputada del grupo Socialista Teresa Morales recordó que países como Dinamarca han prohibido el uso de estas grasas en la elaboración de los alimentos y recordó que el etiquetado de los alimentos depende de normativa europea.

Morales indicó que la evidencia científica demuestra que el consumo de estas grasas es preocupante y destacó que productos como las palomitas que se hacen en el microondas y la bollería se encuentran entre los que más grasas de este tipo se utilizan en su elaboración.

La diputada del grupo de Coalición Canaria Guadalupe González dijo que hay un engaño sistemático de las empresas a los consumidores sobre la composición de los alimentos y aseveró que las empresas se basan en la falta de legislación para no aclarar qué tipo de grasas utilizan y las enmascaran como grasas vegetales o hidrogenadas.

González afirmó que todos los informes científicos avalan que el consumo de estas grasas son perjudiciales para la salud y requirió un cambio de legislación para obligar a las empresas a que especifiquen las grasas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha