eldiario.es

Menú

Senegal y Mauritania quieren participar en las decisiones contra la inmigración

DEMANDAN COLABORAR EN LAS SOLUCIONES CONTRA ESTA ''TRAGEDIA HUMANA''

- PUBLICIDAD -

Representantes regionales de Mauritania y Senegal, dos de los principales países africanos de cuyas costas parten inmigrantes ilegales en dirección a Canarias, han demandado este martes ser partícipes en la toma de decisiones sobre las soluciones que hay que adoptar para luchar contra lo que coincidieron en denominar esta "tragedia humana".

Así, el presidente del Consejo Regional de Zinguichor (Casamance), al Sur de Senegal, Demba Diagne, apostaba por buscar "soluciones concertadas" entre los países de origen y destino de la inmigración clandestina, al tiempo que demandaba un "enfoque menos egoísta" del problema por parte de Europa. En esta línea, si bien reconocía que el fenómeno supone un problema para los países receptores, para África "es más grave, porque la población activa -de entre 16 a 40 años- sale de nuestro continente, que queda privado de su potencial de desarrollo y crecimiento".

Diagne reivindicó el deseo del continente de asumir "la responsabilidad de resolver nuestros problemas, después de un siglo de colonización y medio de neocolonialismo, en los que se nos ha impuesto una historia de sangre y dolor". Por ello, criticó que Europa centre su enfoque en la seguridad y no en soluciones más de fondo, aunque "no definitivas ni inmediatas" que apostó por decidir e implementar conjuntamente.

Entre ellas, apuntó el establecimiento de un partenariado económico que permita la venta de productos africanos en Europa, la puesta en marcha de programas de formación profesional para los jóvenes orientados al sector primario o las relaciones económicas a través de la creación de empresas conjuntas.

Evitar el éxodo rural

Precisamente hacia el sector primario es hacia donde el presidente del Consejo Regional de Saint Louis, Senegal, Aliou Nang, cree que se deben orientan los programas de cooperación al desarrollo, tanto con la creación de infraestructuras como con la formación profesional especializada para evitar el éxodo de los jóvenes de las zonas rurales a las ciudades, ya que consideró la masificación de éstas como el origen de la inmigración irregular.

En este objetivo de frenar ese éxodo rural, destacó la importancia del papel de las regiones, complementario al de los estados, y demandó un foro común, similar al europeo Comité de las Regiones, para intercambiar programas y fondos, y crear esa infraestructura en origen que reduzca la pobreza, porque es "la forma de acabar con la inmigración ilegal", que también calificó como "una tragedia humana para los países de origen y de destino".

La realidad ante los ojos

El vicepresidente del Consejo Regional de Dakar, Senegal, Cheikh Diagne, también resaltó la importancia de implicar a las entidades locales como base para el desarrollo necesario, junto con la información a los jóvenes africanos y la puesta en marcha de proyectos europeos para erradicar la pobreza, que acabe con la desigualdad de oportunidades que es el origen de la inmigración irregular, a su juicio. "Los jóvenes piensan que Europa es el paraíso", explicó, reclamando acciones informativas que les animen a desistir de emprender ese éxodo desesperado de resultado incierto. Como ejemplo, mencionó el buen resultado que daría que pudieran ver exposiciones como la que este martes decoraba las paredes del Magma Centro de Arte y Congresos, donde se desarrolla la Conferencia Europea sobre El Papel de las regiones y ciudades en la gestión de los flujos migratorios, a la que acudieron como invitados.

El gobernador de Nouakchott, Mauritania, Mohamed Lemine Ould Moulay Zeine, aseguró que los países de origen de la inmigración clandestina hacen "grandes esfuerzos para luchar contra esta tragedia humana", pero aseguró que su capacidad es reducida para tantos kilómetros de costas y demandó, por tanto, más apoyo en la vigilancia de los países europeos.

Consideró que la búsqueda de mejores condiciones de vida, la huída del hambre, el analfabetismo y la pobreza son las razones que llevan a los jóvenes africanos a "dejar su país y poner en peligro sus vidas para llegar a Canarias, España y la Unión Europea", por lo que también insistió en la necesidad de implantar programas de desarrollo en origen o permitir la acogida, trabajo e integración de inmigrantes en Europa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha