eldiario.es

Menú

'Vividoras del amor', de Romero Torres, se mostrará en la Casa de Colón

El lienzo se podrá ver a diario en la exposición permanente del museo isleño desde este lunes y durante cinco años, al menos

- PUBLICIDAD -
Cuadro "Vividoras del amor", de Julio Romero de Torres, cedido durante cinco años por la Fundación La Caja de Canarias a la Casa de Colón.  EFE/Elvira Urquijo A.

Cuadro "Vividoras del amor", de Julio Romero de Torres, cedido durante cinco años por la Fundación La Caja de Canarias a la Casa de Colón. EFE/Elvira Urquijo A.

Una de las obras más representativas del realismo social de la pintura de Julio Romero de Torres, el cuadro Vividoras del amor, se mostrará en la Casa de Colón de Gran Canaria de forma permanente tras más de una década sin apenas exhibirse, gracias a una cesión de sus propietarios.

Adquirido en 1998 en Nueva York por la desaparecida Caja Insular de Ahorros de Las Palmas e incorporado luego al patrimonio de la Fundación La Caja de Canarias, heredera de la que la Obra Social de la entidad, el lienzo se podrá ver a diario en la exposición permanente del museo isleño desde este lunes y durante cinco años, al menos, gracias a esa iniciativa.

No se descarta, en todo caso, que la Casa de Colón acabe por ser el "lugar definitivo" donde se guarde en adelante la obra, cedida, en principio, en virtud de un acuerdo de cinco años de vigencia pero prorrogable, según ha explicado al presentarlo este lunes el presidente de la Fundación La Caja de Canarias, Blas Trujillo.

La cesión, ha indicado Trujillo, se ha hecho desde la opinión de que "las obras tienen que estar a disposición de la ciudadanía", lo que llevó a su fundación a buscar "un lugar adecuado para que fuese expuesto y, con ello, estudiado y admirado", después de que durante años permaneciese en los despachos de los máximos ejecutivos en las islas de la entidad financiera, primero, y de Bankia luego.

Con un valor actual de tasación fijado en 390.000 euros, "Vividoras del amor", que pertenece a la primera etapa como pintor de Julio Romero de Torres, la de su llamado realismo social, no es solo un trabajo valioso en lo artístico y lo económico sino, además, es "un cuadro con una historia singular", ha destacado Trujillo.

Ya que la pintura, que representa la intimidad anodina de varias mujeres que trabajan en un burdel, alejada de las connotaciones sensuales y festivas asociadas a un local de esas características, "fue rechazada en 1906 por el jurado de la Exposición Nacional de Bellas Artes por considerarlo inmoral", ha relatado.

Blas Trujillo ha destacado su disconformidad con el parecer de aquel jurado, sobre todo porque en la obra "se ve la realidad de lo que pasa detrás de la farándula" y nada más.

Y ha subrayado que el tiempo dio la razón al autor, que decidió mostrar en una sala privada el cuadro, en una iniciativa tras la que "el éxito fue tal que luego, al año siguiente, fue seleccionado para participar en una exposición de pintura española en París".

Las alabanzas de Blas Trujillo a esa obra han sido compartidas por la directora de la Casa de Colón, Elena Acosta, que la ha calificado como "un cuadro fundamental de Julio Romero de Torres" que se mostrará entre otras emblemáticas piezas representativas de la pintura hecha entre los siglos XVI y XX que exhibe el museo isleño, algunas de ellas cedidas por el madrileño de El Prado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha