eldiario.es

Menú

El acusado del crimen de Tinajo dice que sólo pretendía defenderse

LA DEFENSA SOSTIENE QUE VIVIÓ UN EPISODIO DE ESQUIZOFRENIA PARANOIDE

- PUBLICIDAD -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas inició este lunes el juicio contra Juan Francisco D.R.O., un hombre de 33 años para el que la Fiscalía pide doce años y medio de prisión ya que le imputa un delito de homicidio y que será juzgado por un jurado popular. El acusado afirmó que cogió lo primero que tenía a mano para defenderse.

Según el escrito de calificaciones del fiscal, el acusado, sobre las 21.00 horas del 15 de junio de 2000, se encontraba asomado a la ventana de su vivienda en La Santa, en Tinajo, Lanzarote, cuando inició una discusión con Diego Juan López Escauriaza tras recriminarle éste desde el exterior de la casa que hubiera dado de comer a sus perros.

"En el transcurso de la mencionada discusión, el imputado, con ánimo de causar la muerte, cogió de la ventana en la que se encontraba una varilla acerada de rosca de 26 centímetros de largo, con uno de sus extremos ligeramente curvado, y, haciendo uso de la misma, golpeó a Diego Juan en el ojo izquierdo, causándole una herida inciso-punzante en el citado ojo, con ruptura de la pared lateral derecha de la órbita y penetración en la cavidad craneal, atravesando el cerebro, así como un hematoma subdural que, al producirle un shock mixto y un fallo multiorgánico, le ocasionaron la muerte siete días más tarde", señala el escrito.

El fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio y recuerda que los padres de la víctima han renunciado a todo tipo de indemnización que les pudiera corresponder por la muerte de su hijo, por lo que no solicita ninguna cantidad de dinero, pero sí doce años y medio de prisión.

Según el abogado de la defensa, va a versar toda ella en tres puntos importantes: el acusado se encontraba en todo momento en la ventana de su vivienda, no salió para realizar la agresión y que lo hizo por miedo a que entrara la víctima, que en ningún momento el acusado tuvo intención de provocar la muerte y el acusado padece un trastorno mental del tipo esquizofrénico paranoide.

Todo ello, continuó la defensa, "las amenazas de muerte de la víctima sobre el acusado, el temor a que invadiera su hogar, puesto que la ventana estaba situada a la altura de la calle, y un episodio de esquizofrenia paranoide debido a la tensión acumulada en tan breve corto plazo de tiempo, provocó un estado de crisis en el acusado".

El acusado afirmó que cogió lo primero que tenía a mano, un pequeño hierro de aproximadamente 30 centímetros, para defenderse. También explicó que tras la pelea, tiró el hierro a una papelera cercana a su vivienda.

El testimonio de dos de los guardias civiles que participaron en la detención del acusado, afirmaron que colaboró en todo momento, que no era consciente de lo que había ocurrido y que había colaborado con ellos, llevándolos hasta la papelera donde había introducido el hierro con el que ocasionó las heridas de muerte a la víctima.

Actualmente, el acusado está en libertad, asiste regularmente a la consulta de psicólogos y con tratamiento médico para el control de su enfermedad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha