eldiario.es

Menú

Un anciano de 84 años desperdiga 300 cartuchos de arma de fuego por la capital grancanaria

La Policía inició una investigación a raíz del hallazgo por parte de una limpiadora en el baño de un centro de salud de la capital, de 50 cartuchos del calibre 22

- PUBLICIDAD -
Cartuchos de armas de fuego.

Cartuchos de armas de fuego.

Un anciano de 84 años ha sido identificado en Las Palmas de Gran Canaria tras dejar cartuchos de arma de fuego en varios lugares de la ciudad, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Canarias.

El presunto autor de los hechos dejó un total de 297 cartuchos, distribuidos entre los baños de un centro de salud, de una gasolinera, en un contenedor y en una alcantarilla, se indica en un comunicado.

Posteriormente, su hijo hizo entrega de 304 cartuchos más, que el anciano guardaba en su domicilio.

Los funcionarios policiales iniciaron una investigación a raíz del hallazgo por parte de una limpiadora en el baño de un centro de salud de la capital, de 50 cartuchos del calibre 22.

Al cabo de unos días y en otro baño del mismo centro de salud, se encontraron por parte del servicio de limpieza, otros 25 cartuchos, esta vez del calibre 7,65 mm.

Los hechos se volvieron a repetir posteriormente, en otro de los servicios del centro sanitario, donde se encontraron en el interior del retrete 50 cartuchos del calibre 22.

El siguiente hallazgo se produjo en un contenedor de basura situado en la calle Ruiz de Alda por parte de un ciudadano que alertó a la Policía Nacional al descubrir en su interior 50 cartuchos sin percutir del calibre 22 mm.

A los pocos días y en los servicios de una gasolinera cercana, un empleado halló otros 50 cartuchos del calibre 9 mm parabelum y nueve de distintos calibres.

Por último, en una alcantarilla de la calle General Más de Gaminde, un ciudadano se encontró 16 cartuchos más del calibre .22, sumando un total de 297 cartuchos, todos ellos sin percutir.

Las gestiones policiales permitieron identificar al presunto autor de los hechos, un hombre de 84 años, vecino de la zona y usuario del centro sanitario donde se produjeron los hallazgos de munición.

El hombre no está en buen estado de salud, indica la Policía, por lo que los agentes tomaron declaración a sus hijos, uno de los cuales entregó 304 cartuchos más que su padre guardaba en su domicilio, y quedó acreditado que, a pesar de tener licencia para la tenencia de armas, no poseía ninguna registrada a su nombre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha