eldiario.es

Menú

El aumento de las conductas violentas por el consumo de drogas irá a más

AL MENOS DOS PRESONAS HAN MUERTO POR ESTE TIPO DE ACTITUD EN LAS ÚLTIMAS SEMANAS

- PUBLICIDAD -

El director y presidente del Consejo de Administración de la Residencia de Conductas Adictivas Alta Montaña, Guillermo Guigou, advirtió este martes del progresivo incremento que están experimentando las situaciones de violencia y de agresividad como consecuencia del consumo de sustancias psicoestimulantes, algo que, afirmó, continuará yendo a más de forma "muy preocupante".

Esta situación no es ajena a Canarias, pues caber recordar que en las últimas semanas, al menos dos personas han muerto en las Islas en circunstancias violentas y presuntamente relacionadas con el consumo de alcohol y drogas. Uno de ellos ha sido el grancanario Iván Robaina, cuyos supuestos asesinos, al parecer, siguieron consumiendo diversas sustancias tras matarlo.

El otro caso es el del presunto homicida de un hombre en Santa Cruz de Tenerife, quien confesaba en su declaración ante la Policía que le propinó un botellazo a su víctima durante una discusión y tras haber reconocido que ambos habían estado consumiendo bebidas alcohólicas antes de que se produjeran los hechos.

Precisamente este lunes, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias daba a conocer los datos recogidos en la última Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas realizada en el Archipiélago durante el último año, de la que se desprende que el consumo de cocaína, éxtasis, tranquilizantes y somníferos en las Islas se sitúa por encima de la media nacional.

Al respecto, Guillermo Guigou destacó que la falta de percepción del riesgo que entrañan las drogas es también un dato muy preocupante y recordó que la mayoría de personas adictas a sustancias psicoactivas inició su consumo de forma grupal y durante los fines de semana al salir de marcha bajo el yo controlo que, sostuvo, no es real. "Sólo en 2007 murieron unas quinientas personas por la cocaína en España", remarcó.

Los psicoestimulantes, según recordó, eran antes consumidos sobre todo en la zona de Levante, "pero ahora encabezan este consumo Canarias y Tenerife, como refleja el nivel de decomiso del pasado año, con 200.000 pastillas en la Isla frente a las 70.000 de Málaga, provincia que ahora se sitúa en segundo lugar".

Guigou informó de que las sustancias más demandadas son, por orden, la cocaína, seguida del alcohol, los tranquilizantes e inductores del sueño y, en cuarto lugar, la heroína, "la cual está resurgiendo y ante cuyo consumo por vía pulmonar habrá que tener precaución en los próximos años". Sobre el porqué de este mayor consumo en Canarias, argumentó la ubicación geoestratégica del Archipiélago, las tasas de fracaso escolar y las cifras de desempleo.

Las drogas, con corbata y sin corbata

Guillermo Guigou precisó que el consumo de cocaína por vía nasal está "normalizado" y se da en cualquier estatus social: "con corbata, sin corbata, con estudios, sin estudios, con responsabilidades empresariales o familiares, sin ellas, etcétera", sin que tenga que vincularse a entornos marginales. Otro aspecto que destacó fue el hecho de que los controles al volante detecten sólo la presencia de alcohol pero no de otras drogas cuyos efectos son también nefastos en la conducción.

En su intervención, hizo hincapié en la "importantísima disminución" en la edad de iniciación, que en Canarias se sitúa entre los doce y catorce años con cualquier sustancia tóxica y que conduce, entre otras consecuencias, al fracaso escolar. "Hay que realizar actividades deportivas, culturales, formativas y educativas que ocupen el tiempo libre de los jóvenes con el objetivo de que se cree una conducta de rechazo al consumo de drogas", expresó.

Guigou apostó también por políticas efectivas de prevención y por la actuación en los ámbitos de la comunidad, la familia y la escuela, a la vez que indicó que se augura un desajuste social "muy importante" dado que en el 36,6% de las autopsias realizadas en fallecidos en el ámbito laboral aparecen sustancias tóxicas.

Delirio, apatía, aislamiento, etc.

En el acto informativo, Guigou estuvo acompañado del psicólogo del centro Alta Montaña, Miguel Ángel Perdomo, quien informó de que el incremento de la demanda de tratamiento por el consumo de cocaína va en aumento y se da más en la población adulta, mientras que por sustancias como cannabis o anfetaminas es más frecuente en los jóvenes de entre quince y veinticinco años.

Según dijo, los pacientes que acuden a solicitar un tratamiento provienen de hogares normalizados y deciden dar el paso después de que les haya ocurrido algo grave como consecuencia del consumo, por lo general cardiopatías o brotes psicóticos. "El deterioro que presentan es más bien intelectual y se manifiesta en forma de alucinaciones, ideas delirantes, lenguaje desorganizado, comportamiento catatónico, apatía, aislamiento o pérdida de memoria", explicó.

Entre los síntomas que presentan estas personas, apuntó a la depresión, la irritación, las dificultades para conciliar el sueño o las paranoias como los más frecuentes, así como una velocidad de razonamiento muy lenta y un notable deterioro intelectual. Miguel Ángel Perdomo recordó las pésimas consecuencias que todo esto tiene en la vida de esa persona y en la de sus familiares y allegados, máxime cuando la patología que presenta es de carácter dual y al trastorno por su adicción se suma uno mental.

Alta Montaña

Para superar una situación de adicción, según señaló Guigou, depende mucho la predisposición que presente la persona afectada, aunque también el tipo de sustancia del que se trate. La Residencia de Conductas Adictivas Alta Montaña ha tratado, desde su puesta en marcha hace diez meses, a medio centenar de pacientes de los que el 70% ha logrado salir adelante o al menos mejorar su estado, aunque se precisa un mayor margen de tiempo para realizar un seguimiento con el fin de determinar si esas personas pueden continuar una vida normalizada.

Alta Montaña se encuentra situado en el municipio de Vilaflor, en Tenerife. Este centro privado presenta una estructura orientada a la reflexión, en un entorno natural. El programa de tratamiento se complementa con el programa educativo y de ocio, con la premisa de que el individuo debe afrontar su recuperación de manera

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha