eldiario.es

Menú

El fiscal afirma que el acusado mató "conscientemente" a Nagore Laffage, que estaba "totalmente indefensa"

PAMPLONA

El Ministerio Fiscal afirmó que el acusado de matar a la joven Nagore Laffage, José Diego Yllanes, cometió un "hecho violento que encaja en el Código Penal en un delito de asesinato" y afirmó que la muerte de la joven, que estaba "totalmente indefensa", "no es un simple homicidio". A su juicio, el procesado "lo hizo conscientemente, sabiendo lo que estaba haciendo", sin influencia del alcohol, y señaló que merece, por ello, un "reproche penal".

- PUBLICIDAD -

PAMPLONA, 9 (EUROPA PRESS)

El fiscal afirma que el acusado mató "conscientemente" a Nagore Laffage, que estaba "totalmente indefensa"

El fiscal afirma que el acusado mató "conscientemente" a Nagore Laffage, que estaba "totalmente indefensa"

El Ministerio Fiscal afirmó que el acusado de matar a la joven Nagore Laffage, José Diego Yllanes, cometió un "hecho violento que encaja en el Código Penal en un delito de asesinato" y afirmó que la muerte de la joven, que estaba "totalmente indefensa", "no es un simple homicidio". A su juicio, el procesado "lo hizo conscientemente, sabiendo lo que estaba haciendo", sin influencia del alcohol, y señaló que merece, por ello, un "reproche penal".

El fiscal superior de Navarra, Javier Muñoz, pidió así para el acusado en la última jornada del juicio una pena de 17 años y seis meses de prisión por el delito de asesinato, dos años y medio menos de lo que solicitaba inicialmente, al aplicar la atenuante de "reparación del daño".

Según expuso, el procesado ha abonado 126.853 euros en favor de la familia de la víctima. El fiscal solicita además una indemnización de 120.000 euros para cada uno de los padres de Nagore Laffage y 80.000 para el hermano.

El Ministerio Público manifestó en su exposición, que se prolongó durante una hora, que el acusado tuvo "intención de matar" y que existió alevosía. Aseguró así que José Diego Yllanes agredió a la joven irunesa y que por los golpes la víctima presentaba lesiones "múltiples". "Va minando su voluntad física y psíquica", dijo, para exponer que "a las 10.05 horas estaba totalmente indefensa".

El fiscal rechazó tres atenuantes planteadas por la defensa del acusado de intoxicación, confesión y arrebato u obcecación. Señaló así que el acusado, residente de cuarto año en Psiquiatría en la Clínica Universitaria de Navarra, no tiene una enfermedad mental y manifestó que "cuando comete los hechos no está influenciado por el alcohol", afirmó.

ASESINATO CONSCIENTE

A su juicio, así se deduce de las imágenes que hay de él esa mañana, del testimonio de las amigas de Nagore Laffage o de su "conducta minuciosa" en el piso de Sancho Ramírez. "La mató conscientemente", sentenció.

Igualmente, el fiscal aseguró que no se le puede aplicar la atenuante de confesión ya que, expuso, "no sólo no ha confesado sino que ha entorpecido la investigación", que lo demuestra, indicó, el hecho de que cortara el dedo a la víctima, metiera sus pertenencias en bolsas y se exculpara diciendo que había bebido. Tampoco aceptó la atenuante de arrebato u obcecación, ya que se preguntó si el arrebato le dio "hasta el punto de matarla".

Para el fiscal, no concurre en este caso un delito de profanación de cadáveres, como solicitan algunas de las acusaciones, porque para ello debe existir "intención de atentar a la dignidad y menospreciar un cadáver". "Aquí existe el ánimo de no ser identificado", opinó.

7 DE JULIO

Javier Muñoz hizo un relato detallado de lo ocurrido la noche del 6 de julio. Según su relato, el acusado cenó "abundantemente" y no bebió. A partir de la 1 de la madrugada acudió de fiesta a la Cuesta de Labrit (Pamplona) y empezó a beber.

"Según su amigo, bebieron dos ó tres cubatas y un chupito de tequila", expuso, para añadir que, aunque bebiera algo más, a partir de las 5.30 horas ya no tomó nada más. "Entonces se dirige solo desde el Casco Viejo a Pío XII (calle de Pamplona)", recordó para señalar que, de las imágenes que se ven de él, no parece que sea una "persona bebida". "No lo parece por su comportamiento y porque las amigas de Nagore dicen que no lo estaba", agregó.

Una vez que se encuentra con la víctima, se van los dos juntos y "se les ve andar normalmente" hasta el piso del acusado en la calle Sancho Ramírez. En un momento dado, que el fiscal sitúa antes de las 8.00 horas de la mañana del 7 de julio, "Nagore dice que no quiere seguir y se quiere ir". Entre las 8.00 horas y pasadas las 10.00 horas, la víctima, añadió, se encuentra en una situación de "absoluta indefensión".

"En esas dos horas y media hay agresiones estando viva Nagore, se le quita la cadena, se le dan golpes múltiples", afirmó, para manifestar que existió una "brutalidad" hacia la víctima, que "estuvo a merced del acusado", quien, añadió, tenía una "superioridad manifiesta" sobre ella.

"Se le quiere hacer daño porque le dice al acusado que lo va a contar o que lo va a denunciar", expuso, para indicar que si la joven hubiera estado "bien", hubiera escapado o intentado convencer al acusado de que le dejara marchar.

Según el fiscal, no hay duda de que la llamada de las 10.04 horas desde el teléfono de José Diego Yllanes la hizo Nagore Laffage. "Llama al 112 y pide auxilio, está absolutamente indefensa, aturdida, es un sollozo", apuntó, y señaló que el acusado reaccionó ante una joven "desfallecida, que no tiene capacidad de defensa, ni siquiera para hablar por teléfono". "Ahí la estrangula", manifestó.

El Ministerio Público añadió que los hechos posteriores indican que el procesado se encontraba "perfectamente". Recordó, en este sentido, que limpió el piso, escondió el cadáver debajo de una cama y lo hizo todo "lúcidamente". "No piensa en Nagore, piensa en sus padres", indicó, para añadir que recogió las prendas de la víctima en bolsas y le cortó el dedo, "no para descuartizarla, sino para que no se le identificara".

Relató también que Yllanes se desplazó a la Clínica para intentar localizar a un compañero, con quien quedó sobre las 11.40 horas y quien intentó, sin éxito, convencerlo para que se entregara a la Policía.

"Un compañero que lo encuentra sobrio, agitado, sí, pero es que ha matado a una persona", expuso, para continuar que se desplazó a coger el carné de conducir, al garaje a por el coche, llamó a su padre. "El alcohol no le producía ningún efecto", reiteró. A su juicio, José Diego Yllanes se acuerda de lo que hizo aquel día, "claro que se acuerda". "No quiere decirlo y está en su derecho", agregó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha