eldiario.es

Menú

París en ebullición

Las conversaciones en la Cumbre del Clima avanzan lentamente y se sigue trabajando en un documento de 48 páginas para alcanzar un acuerdo global antes de que concluya la cita el próximo viernes

El intento de acuerdo trata de establecer los términos de las diferentes aportaciones de los Estados a un fondo de 100.000 millones para compensar a partir de 2020 a los países que sufren ya los efectos de los países causantes del calentamiento global

- PUBLICIDAD -
La orilla del río Sena acogió a primera hora de este domingo un acto organizado por tres de las más destacadas organizaciones independientes dedicadas en Europa a la lucha contra el cambio climático.

La orilla del río Sena acogió a primera hora de este domingo un acto organizado por tres de las más destacadas organizaciones independientes dedicadas en Europa a la lucha contra el cambio climático.

Se mire donde se mire, una multitud de actos ciudadanos y oficiales relacionados con la Cumbre Internacional para el Clima (COP21) tiene lugar estos días en la capital francesa. Y no es para menos, el reto es tan grande que representantes oficiales de 195 países, científicos, empresarios y sociedad civil coinciden ahora en que el futuro de nuestro planeta está en juego y depende de las negociaciones iniciadas hace una semana en París. Las conversaciones son complejas y avanzan lentamente tratando de conciliar los intereses de muchas y poderosas partes, a veces contrapuestas, reflejados en un documento de 48 páginas sobre el que siguen trabajando en la tarde de este domingo para alcanzar un acuerdo global antes de que concluya la cumbre el próximo viernes.

En este domingo de primera vuelta de las elecciones regionales francesas, en un país en estado de emergencia donde los controles son permanentes y la presencia policial y militar notable, el Clima no ha dejado de ser protagonista en París. Miles de ciudadanos acudieron desde primera hora a las distintas conferencias en le Grand Palais o en el Pueblo Mundial de las Alternativas, donde  e celebraron actividades lúdicas, charlas, conciertos y numerosas obras de teatro alrededor del cambio climático y de la Cumbre del Clima. Artistas, políticos, científicos, ecologistas, deportistas, turistas, voluntarios, adultos y pequeños, participaron en actos por la defensa del planeta. París bulle con el Clima.

El intento de acuerdo trata de establecer por un lado los términos de la denominada diferenciación, es decir, las diferentes aportaciones de los Estados a un fondo de 100.000 millones para compensar a partir de 2020 a los países que sufren ya los efectos de los países causantes del calentamiento global. En segundo lugar se discute el grado de compromiso legal de los acuerdos que se adopten para reducir las emisiones de CO2, o sea, si las cuotas asumidas serán o no vinculantes tras 20 cumbres sucesivas donde los pomposos anuncios y promesas no se cumplían por sistema. Este objetivo pretende frenar el calentamiento de la Tierra para impedir que la temperatura global se incremente por encima de los 2 grados centígrados.

Aficionados al Stand Up Paddle remando sobre sus tablas en una travesía de varios kilómetros del río parisino.

Aficionados al Stand Up Paddle remando sobre sus tablas en una travesía de varios kilómetros del río parisino.

El archipiélago canario, al igual que toda la región Macaronésica por su situación geográfica, se juega mucho en este acuerdo; las consecuencias del cambio climático en el patrón actual del aumento de las temperaturas serían catastróficas para el medio ambiente, y por ende para los canarios, según reconocen numerosos científicos y organizaciones internacionales independientes dedicadas a esta materia. El aumento del nivel del mar, la acidificación de los océanos, la pérdida de biodiversidad, las alteraciones meteorológicas, incluyendo el aumento de precipitaciones torrenciales, olas de calor y sequías e incremento del nivel del mar, son tan solo algunos de los efectos que los científicos prevén para Canarias como consecuencia del calentamiento global.

Este año, por primera vez en una Cumbre para el Clima, el foco sobre los océanos ha sido aumentado en las negociaciones. Grandes olvidados pero decisivos en el equilibrio planetario de la temperatura, los océanos son una prioridad en términos de conservación. Los expertos expresan que para combatir el cambio climático es imprescindible aumentar el grado de protección de océanos y mares, y Canarias, como todos los archipiélagos del mundo, está rodeada de un océano que sustenta la subsistencia de la totalidad de su población humana. Así se recalcaba este sábado en unas mesas redondas dedicadas a los océanos y organizadas por la Ocean & Climate Platform, especialistas del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica francés), y una serie de expertos de diversos países europeos entre los que se contaban antropólogos, políticos, técnicos en tráfico marítimo internacional, representantes del Sindicato Francés de Energías Renovables, miembros de la ONG europea Surfrider Foundation, el eurodiputado Ricardo Serrão Santos y el naturalista español Ezequiel Navío Vasseur. Todos ellos coincidían en lo imprescindible que es la preservación de los océanos como pulmones y termorreguladores del planeta al mismo nivel incluso que las masas forestales, ya que el plancton marino absorbe alrededor del 28% del Dióxido de Carbono (CO2) y es un gran productor de oxígeno. Y todos ellos coincidieron también en que el esfuerzo de los gobiernos está muy por debajo del que debía impulsarse para frenar el calentamiento global, porque, según afirman, es necesario invertir el regulador y comenzar a enfriar el planeta.

Acto en la Cumbre del Clima de París.

Acto en la Cumbre del Clima de París.

Y bajo las frías temperaturas de la mañana parisina, la orilla del río Sena acogió a primera hora de este domingo un acto organizado por tres de las más destacadas organizaciones independientes dedicadas en Europa a la lucha contra el cambio climático: Ocean & Climate, Surfrider Foundation y Tara Expedition. Con el incesante paso de cientos de aficionados al Stand Up Paddle remando sobre sus tablas en una travesía de varios kilómetros del río parisino, una colonia de más de 50 pingüinos artificiales fabricados por voluntarios de Surfrider Fundation fue colocada junto al Pabellón de Tara, uno de los cientos de espacios que simultáneamente acogen actos en París como alternativa ciudadana a la Cumbre oficial. En este escenario tuvo lugar un desayuno científico en el que participaron numerosas personalidades de la lucha contra el cambio climático en el mundo, desde actores de teatro que recorren el mundo trasladando esta problemática ambiental a las comunidades locales, hasta el popular periodista francés, reportero y candidato en las primarias de 2011 con el partido ecologista Nicolas Hulot. 

"Aún hoy hay gente que niega el cambio climático"

El eurodiputado portugués y Doctor en Biología Ricardo Serrão Santos, participante en la Cumbre del Clima de París, respondió a nuestras preguntas.

Como representante público y como científico, ¿cuáles son sus temores respecto a los efectos del cambio climático en la Macaronesia?

La región macaronésica está en el mar y la referencia marina en ella es absoluta. Existen grandes relaciones y grandes valores en los ecosistemas marinos, y el cambio climático provocará por ejemplo alteraciones en las migraciones de los cetáceos y atunes y en los servicios que se prestan como las observaciones de cetáceos y la industria pesquera. Por otro lado, el cambio climático tendrá efectos sobre los corales fríos del fondo marino. Hay que limitar estos efectos porque no sería suficiente adaptarnos a los cambios provocados por el calentamiento global. De hecho, no podemos adaptarnos a la acidificación, ni a la subida del nivel de los océanos. Desde el año 1958 sabemos que tendrán lugar movimientos migratorios (humanos) debido al cambio climático, pero la sociedad ha sido muy lenta y aún a día de hoy encontramos gente que niega el cambio climático. Por  suerte, aquí en Europa, hay conciencia política, mientras que en el congreso americano muchos negacionistas con intereses económicos propios bloquean la innovación tecnológica en el desarrollo de soluciones reales a la problemática del cambio climático.

¿Qué se hace desde Europa a día de hoy respecto al cambio climático?

Desde el punto de vista político ha habido una toma de conciencia e intereses políticos para que se tomen decisiones pero, aún consiguiendo acuerdos históricos en esta Cumbre por el Clima, no será suficiente porque habrá que ratificarlos y ponerlos en funcionamiento. Esto será lo más difícil. La responsabilidad de los gobernantes del planeta hoy es enorme, están realizando un gran esfuerzo pero hay que crear los mecanismos de control de cumplimiento de estos acuerdos de tal modo que no haya más mentiras. Hoy mismo, en la radio se pudo oír un reportaje sobre la explotación de carbono en el centro de Europa. Es primordial abandonar las energías fósiles y adoptar las energías renovables, pero para ello se debe invertir mucho en la investigación y mejorar la eficiencia de dichas energías… se debe invertir en la tecnología. Llama la atención que se invierta tanto en la investigación espacial, es una forma de huir, dan a la Tierra por perdida. Pero las ciencias de la Tierra, las ciencias del mar, son las que pueden salvar el planeta. Hay que invertir mucho en estas ciencias y en la tecnología limpia.

¿Qué espera de la Cumbre por el Clima?

El proyecto de acuerdos que se ha entregado está muy bien, pero aún hay muchas opciones, muchas decisiones que se  tomarán a última hora. Por ejemplo, el apoyo a los países en vía de desarrollo. Tenemos que apoyarlos y ayudarles con la tecnología adecuada. Se tiene que fijar un objetivo de 1,5 ó 2 grados centígrados y atenerse a él. No habrá retorno, es la última vez que podemos decidir; ahora, el futuro dependerá de la capacidad de control y de la reglamentación porque se ve a diario que muchas compañías dan gato por liebre. Dicen que actúan de una manera, dan grandes discursos y ofrecen una imagen ecológica, pero en realidad, y lo acabamos de ver en la industria del automóvil, hacen todo lo contrario y con costes muy grandes para todos nosotros.

Por lo tanto, tiene que haber transparencia en los procesos de funcionamiento de las economías. Como decía Naomi Klein (periodista e investigadora canadiense), el problema es que nuestra economía está en guerra con nuestro planeta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha