eldiario.es

Menú

La cumbre contra la desertificación confía en frenar también la emigración

EL ENCUENTRO DE NACIONES UNIDAS ESPERA REPRESENTAR UN ''PUNTO DE INFLEXIÓN''

- PUBLICIDAD -

Los Príncipes de Asturias presidieron este lunes el acto inaugural de la VIII Convención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra la desertificación, cumbre en la que representantes de unos doscientos países y más de cuarenta ONG estudian políticas efectivas que significarán un "punto de inflexión" en la lucha contra este problema. Durante la primera jornada de esta reunión, que se celebra en el Palacio de Congresos de Madrid y a la que se espera la asistencia de unas 2.000 personas, delegados de 191 países y grupos ecologistas coincidieron en exigir que se pase de los hechos a la acción.

Don Felipe, acompañado de la Princesa, avaló con su presencia el compromiso de la Corona contra este fenómeno, que afecta a una tercera parte del planeta y que amenaza la subsistencia de 1.200 millones de personas de todo el mundo. El Príncipe señaló que hay que poner en marcha, "con urgencia y eficacia, acciones que eviten, contrasten o permitan" disminuir la degradación de los ecosistemas.

Por ello, hizo un llamamiento para extender los derechos fundamentales al agua, al aire limpio o a los alimentos no contaminados a los más desfavorecidos, y alertó sobre la consecuencias que los patrones de consumo de unas regiones pueden tener en otras muy remotas y muy pobres.

Esfuerzos contra un "drama humano"

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que fue elegida en la sesión plenaria de la tarde presidenta de la Conferencia de las Partes (COP8), expresó su deseo de que el "drama humano" de la emigración masiva empuje a los países a "trabajar con eficacia" para pasar de los debates ideológicos a "la toma de decisiones y actuaciones políticas".

"España sabe bien de lo que estamos hablando, acogemos a muchas personas que hoy ya son ciudadanos de pleno derecho de nuestro país", comentó la ministra en alusión a los emigrantes que huyen de "la pobreza, las desigualdades, el hambre y la desesperación", causada, en gran parte, por la desertificación de sus países. Narbona hizo hincapié en que luchar contra este problema supone un "extraordinario desafío desde el punto de vista de los Derechos Humanos" y no sólo desde la óptica medioambiental.

Ante los delegados de Naciones Unidas, lanzó el reto de que esta cumbre "acelere sus resultados" para "pasar de los conocimientos" de las causas y efectos de la desertificación a "políticas a escala internacional" que la "frenen y mitiguen". La titular de Medio ambiente recordó su propuesta de que la Unión Europea se implique en esta lucha con la creación de un Centro Temático contra la Sequía y la Desertificación, para lo que ofreció la actual sede de Usos del Suelo que existe en Barcelona.

El secretario ejecutivo en funciones de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, Grégoire de Kalbermatten, informó de que esta reunión servirá de foro para la presentación del ya anticipado plan estratégico para los próximos diez años. "No es momento para dormirse en los laureles", sentenció, sino de que las Naciones Unidas promuevan de verdad la óptima gestión de los recursos acuíferos y del suelo para garantizar mejores condiciones de vida a la población mundial.

Protesta a las puertas

Los representantes de las ONG se concentraron a las puertas del recinto contra el "pobre nivel de compromiso de muchos países" pertenecientes a la conferencia.

Bajo el lema Una convención sin acción causa desertificación, exigieron que se cumplan los compromisos adquiridos por los integrantes del foro desde su creación hace una década. En un manifiesto, que se leyó en el acto de protesta, los ecologistas atribuyeron la falta de acción a la "constante" negativa de los países a comprometer recursos adicionales.

Los miembros de las ONG pidieron un Plan Estratégico Decenal que contribuya al desarrollo sostenible de las "tierras secas" y a la implementación de planes de acción que eviten una mayor desertificación. Finalmente, se refirieron a la necesidad de que se produzca en Madrid un "punto de inflexión" para que esta convención no sufra una "muerte silenciosa".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha