eldiario.es

Menú

El encierro reivindicativo se extiende entre el profesorado

DOS DOCENTES DE LAS REMUDAS TOMARON EL RELEVO A LOS PIONEROS DEL IES DE EL RINCÓN

- PUBLICIDAD -

La educación canaria vive una crisis desde hace ya quince meses meses, los profesores no universitarios no se cansan de pedir mejoras educativas, laborales, salariales? Pese a que los sindicatos han intentado el diálogo con la Consejería de Educación, las posturas de ambos lados se encuentran en márgenes opuestos, lo que unos ofertan no convencen a los otros y viceversa.

Y así llegamos al mes de mayo y se acerca junio, y con él el final del curso, sin solución a la vista. Los escolares sufren los resultados de haber perdido más clases de lo normal durante este curso y pese a que los maestros aseguran, que intentan compensarles en la medida de lo posible durante las clases que sí se imparten, el empeoramiento del nivel de enseñanza que se ha adquirido se notará sobre todo el próximo año escolar. Por ese motivo también los directores de los centros insisten en la necesidad de acabar con el conflicto.

En todo movimiento reivindicativo surgen iniciativas para llamar la atención de las autoridades y conseguir de esta manera el objetivo que se persigue. En el caso de la educación, hartos de esperar una solución que no llega, los profesores han decidido encerrarse en sus centro de enseñanza e incluso alguno ha llevado a cabo una huelga de hambre.

Hace algunas semanas un grupo de profesores del IES El Rincón decidió encerrarse en su centro, abandonaron la misión sin conseguir resultados. Los profesores Francisco Reyes y Mari Carmen Hernández tomaron la alternativa esta semana y se encerraron en su centro, el IES Profesor Antonio Cabrera en Las Remudas, durante algo más de 48 horas.

"Está en juego el ejercicio de derechos fundamentales de los trabajadores está en juego el derecho a la negociación colectiva la consejería ha llevado una táctica de ningunear al comité de huelga" afirma Francisco. "Seguimos luchando para que la Administración entre en razón y se siente a negociar" y de esta manera justifica su acción.

Lleva más de 20 años enseñando en su centro, adora su profesión, pero considera que está situación ya es inaguantable, por eso tras pensarlo detenidamente decidió quedarse encerrado en su lugar habitual de trabajo. "El viceconsejero se presenta el 12 de mayo y dice que se cerraron las negociaciones y el día 15 trae una propuesta inviable para aplicar en los centros, por lo tanto entendemos que es una burla y por eso es por lo que nos encerramos definitivamente, para que entre en razón y empiece a negociar" explica tajante.

Francisco Reyes es profesor del grupo de garantía social, afirma que esta forma de reivindicación también sirve para inculcar valores a los estudiantes: "Hemos hablado con ellos, lo entienden, lo valoran, saben que es también una manera de transmitir valores a los chicos y las chicas, es una manera también de enseñar solidaridad, de enseñar cómo se defienden los derechos de los trabajadores" asegura.

Mari Carmen Hernández es la profesora del grupo de apoyo. Ella aplaude la iniciativa de Francisco y embriagada por la sed reivindicativa decidió acompañarle en su encierro: "Empecé con el comité de apoyo y finalmente decidí quedarme", comenta. "Yo no sé si el conflicto tiene solución o no, lo que si sé es que no tiro la toalla, estoy desde el principio en esta lucha y lo que he decidido es radicalizarme" comenta convencida.

El apoyo del consejo escolar del centro se vio reflejado durante los días que duró la aventura y un nutrido grupo de profesores les acompañó algunas horas de las largas noches, "tenemos el apoyo de muchísimos compañeros del centro y también de toda la zona de Telde" puntualiza Reyes, quién agrega que "nosotros no somos más que la punta de la lanza".

Sin agua para asearse y durmiendo en colchonetas instaladas en el salón de actos, estos profesores pasaron dos noches sin abandonar el centro, decidieron romper el encierro para acudir a la Asamblea organizada en el IES El Rincón y de ahí vuelta para casa. La alternativa la ha tomado esta semana el CEIP San Juan y a partir de ahí los encierros irán rotando por los distintos centros de enseñanza, como ahora el de los directores de los centros del sur de Gran Canaria.

Si la forma más frecuente de reivindicar un movimiento, sea del tipo que sea, es la manifestación, los profesores grancanarios han modificado las tácticas y tras quince meses sin resultados se pasan a "los encierros". No se sabe cuanto tiempo más se alargará la huelga, pero si algo se ha aprendido de esta lucha por los derechos fundamentales tal y como el profesorado afirma que está haciendo, son mil y una maneras de pedir la ya 'archifamosa' homologación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha