eldiario.es

Menú

La madre de Madeleine, sospechosa de la muerte accidental de su hija

PRESTA DECLARACIÓN DURANTE CINCO HORAS

- PUBLICIDAD -

Kate McCann, la madre de Madeleine, abandonó este viernes, tras cinco horas de interrogatorio sobre la desaparición de su hija, la sede de la Policía lusa, después de ser declarada formalmente "sospechosa" en el caso, por lo que no podrá abandonar el país, según dijeron fuentes policiales.

Su marido, Jerry McCann, entró poco antes en las dependencias de la Policía para ser interrogado asimismo en relación a la desaparición el pasado 3 de mayo de la pequeña Madeleine.

Kate McCann compareció ya este jueves durante once horas ante la Policía Judicial lusa en Portimao, ciudad del sur de Portugal cercana al complejo turístico donde desapareció la niña.

Según fuentes oficiales, los investigadores portugueses sospechan que los padres de Madeleine pueden estar relacionados con la muerte accidental de su hija, y han encontrado indicios que avalan sus teorías en el análisis de restos biológicos recogidos en el apartamento, el automóvil y efectos personales de la pareja.

Un portavoz policial confirmó que los informes llegados a Portugal desde el laboratorio británico que analizó en las últimas semanas esos restos abren nuevas vías en la investigación, cuyo único sospechoso era hasta ahora un británico vecino de la zona.

La desaparición de Madeleine dio lugar a una atención internacional sin precedentes en un caso de ese género y los padres, en los que ahora se centran las sospechas de la Policía, viajaron a varios países para pedir ayuda en la búsqueda de la niña.

Gerry consideraba este viernes, en el último comunicado aparecido en su página web findmadeleine.com, que las sospechas de que Kate esté involucrada en la desaparición de su hija son ridículas y defendía su inocencia e insistía, como han hecho los portavoces de la pareja, en que seguirán luchando para encontrarla.

El matrimonio de médicos británicos entró y salió de las instalaciones policiales en medio de un pequeño tumulto de fotógrafos y cámaras de televisión con aire serio y esquivando las preguntas de la prensa.

La Policía decidió llamarlos a declarar por primera vez en solitario tras conocer los análisis de los restos enviados al Reino Unido, cuyo contenido no se ha revelado oficialmente, aunque los medios lusos especulan con que hay muestras pertenecientes a la niña.

Los restos fueron recogidos después de que perros especialmente entrenados en el Reino Unido detectaron pequeños restos de sangre y olor de cadáver en el apartamento y en efectos personales del matrimonio McCann.

Según fuentes policiales, los detectives repasan ahora en los interrogatorios toda la secuencia de la desaparición de la niña y la prensa local cree que están analizando escuchas telefónicas y correos electrónicos del matrimonio y de su entorno.

Los McCann, una pareja muy católica que acudió a Fátima y al Vaticano a pedir por su hija, llegaron a Portugal con un grupo de amigos, la mayoría médicos como ellos, para pasar unas vacaciones en un complejo turístico de Playa de la Luz, en el Algarve portugués.

Su hija desapareció cuando dormía junto a dos hermanos gemelos de 2 años mientras los padres cenaban con los amigos en un restaurante cercano.

En las últimas semanas, la prensa lusa, con supuestas filtraciones policiales, especuló con que Madeleine hubiera muerto en un accidente o incluso por efecto de tranquilizantes administrados por sus padres antes de salir a cenar, y los McCann reaccionaron con indignación y anunciaron demandas contra los medios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha