eldiario.es

Menú

Hasta un 3% de la población española podría padecer fibromialgia

MADRID

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que la fibromialgia podría afectar a entre un 2 y un 3 por ciento de la población española y, concretamente, a un 3 y un 6 por ciento de las mujeres jóvenes con edades comprendidas entre los 20 y los 50 años.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Gente comprando en calles de Andalucía

Gente comprando en calles de Andalucía

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que la fibromialgia podría afectar a entre un 2 y un 3 por ciento de la población española y, concretamente, a un 3 y un 6 por ciento de las mujeres jóvenes con edades comprendidas entre los 20 y los 50 años.

Las investigaciones neurofisiológicas y, sobre todo, de imagen cerebral realizadas en los últimos años, han puesto de manifiesto cambios funcionales en el sistema nervioso central en estos pacientes. Por esa razón, cada vez es más común que estas patologías comiencen a ser derivadas a los servicios de Neurología. Por este motivo, la SEN ha creado un Comité 'ad-hoc' para el Estudio de la Fibromialgia con el fin de que pueda ayudar en la búsqueda de tratamientos y abordaje de estas enfermedades.

En concreto, esta enfermedad se caracteriza por dolor persistente, fatiga extrema, rigidez muscular, así como por otros síntomas como dificultad para dormir, rigidez matutina, dolor de cabeza, mareos, calambres o problemas de memoria que impiden el funcionamiento normal de las personas que lo sufren.

No obstante, las causas por las que se desarrolla la fibromialgia no están claras. Algunas investigaciones apuntan como desencadenante el estrés, la ansiedad, depresión, traumatismos, poca calidad del sueño, infecciones, a cierta predisposición genética o a padecer una enfermedad reumática o neurológica previa. Aunque, existen otros estudios que demuestran que también puede aparecer sin ningún factor claramente identificable.

Según explica el coordinador del Comité 'ad-hoc' para el Estudio de la Fibromialgia de la SEN, José María Gómez Argüelles, a pesar de que se ha determinado que el sistema nervioso central está relacionado con gran parte de los síntomas de la fibromialgia, su diagnóstico sigue siendo un "tema controvertido" debido a que actualmente no existe "ninguna prueba de laboratorio ni hallazgo radiológico" específico para esta enfermedad.

"Debido al desconocimiento de estas patologías y a que muchos de los síntomas son comunes de otros trastornos, se estima que el 90 por ciento de los pacientes están sin diagnóstico, a pesar de que entre 10 y 20 por ciento de las consultas de reumatología lo son por fibromialgia y que para su diagnóstico sólo es necesario tener una historia de dolor generalizado de más de tres meses y experimentar dolor a la presión en 11 de 18 puntos específicos" asevera el experto.

Sin embargo, sí está demostrado que los pacientes con fibromialgia tienen una "peor función" de sus capacidades físicas ya que pasan más días en la cama y pierden más días de trabajo --un 20 por ciento afirma no poder ir a trabajar nunca o sólo algunos días--. Además, el dolor que experimentan, que por lo general empeora con el frío, el estrés, el ejercicio físico intenso y la fatiga extrema, hace que sus tareas cotidianas se vean claramente dificultadas.

"Si bien el grado de afectación varía en cada paciente, se estima que el 48 por ciento de los pacientes de fibromialgia tienen una incapacidad moderada o severa y un 10 por ciento incapacidad muy severa", comenta Gómez Argüelles.

NO HAY NINGÚN TRATAMIENTO

Actualmente, no existe ningún tratamiento que permita curar la fibromialgia, aunque sí hay mecanismos que permiten aliviar el dolor y mejorar los problemas asociados, que son múltiples y variados. En concreto, una reciente encuesta realizada entre 100 pacientes indica que el 93 por ciento tienen problemas de insomnio, el 89 por ciento problemas de concentración, el 86 por ciento experimenta parestesias y el 80 por ciento cefaleas.

Asimismo, existen otros síntomas adicionales como, por ejemplo, la incontinencia urinaria, la dificultad de concentración y mala memoria, la hipersensibilidad táctil, la sequedad de boca y ojos, las alteraciones en la visión o falta de coordinación motora.

"Debido a que cada paciente puede experimentar esta dolencia de muchas maneras y en distintos grados, el tratamiento tiene que ser muy individualizado y multidisciplinar. En todo caso, lo habitual es que se sustente en ejercicio de intensidad baja, sobre todo al principio, ya que estos pacientes toleran mal el esfuerzo físico; en psicoterapia, para aprender a utilizar técnicas de manejo del dolor; y en ciertos fármacos específicos para cada dolencia", señala el experto quien, además, recuerda que los "analgésicos no son eficaces de acuerdo a la fisiopatología de la fibromialgia, a pesar de que es costumbre de que sean el primer paso terapéutico".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha