eldiario.es

Menú

Los sabinares canarios, entre los bosques peor conservados del territorio español

CATALOGADOS COMO CASI EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Los bosques tan sólo ocupan el 26% del territorio nacional. Sus peores enemigos: la desordenada extensión de las especies exóticas y el urbanismo.

- PUBLICIDAD -

Los sabinares canarios figuran entre los bosques en peor estado de conservación del territorio español, catalogados como casi en peligro de extinción, según el informe de WWF Adena sobre el estado de los bosques españoles. Bosques que ocupan en la actualidad 13 millones de hectáreas o, lo que es lo mismo, abarcan tan sólo el 26% de todo el territorio nacional.

Sabinas en El Hierro. (CANARIAS AHORA)

Sabinas en El Hierro. (CANARIAS AHORA)

Estos datos forman parte del informe Los bosques que nos quedan. Propuestas para su restauración, un estudio de WWF/Adena realizado en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid.

El informe cuantifica los bosques que hay en nuestro país y define las zonas prioritarias de restauración forestal en España y advierte que, por causas diversas como los incendios o la acción del hombre, los bosques españoles sólo representan el 29% de toda la superficie que forestal que podrían ocupar.

Además, el informe advierte también de que la mitad de la superficie forestal actual está desarbolada y que la calidad biológica de los bosques que perviven se ve amenazada a causa de la actividad humana.

Con esta situación, WWF calcula que para cambiar esta situación habría que restaurar más de dos millones y medio de hectáreas, con una inversión total de 4.000 millones de euros.

Según el informe, la peor situación es la de los carrascales, carballeiras y robledales ibéricos que, junto a los sabinares canarios, están casi en peligro de extinción, ya que sólo se conserva entre el 5 y 15% de su potencial.

Los pinares, por el contrario, son los árboles con mayor presencia y ocupan el 70% de la superficie española.

Según el informe, en las áreas cantábrica y atlántica, el peor enemigo de los bosques ha sido la desordenada extensión de las especies exóticas, mientras que en el mediterráneo lo más destructivo ha sido la expansión urbanística.

Pese a la mala situación de los bosques españoles, WWF denuncia que sólo el trece por ciento de la superficie forestal cuenta con planes de gestión que protejan su biodiversidad y eviten la fragmentación y la erosión.

La organización insiste en que la protección legal, la gestión sostenible y la restauración son los tres pilares sobre los que se debe asentar una política forestal coordinada a nivel estatal.

Según WWF, para reconducir esta situación habría que restaurar más de dos millones y medio de hectáreas y plantar 2.000 millones de árboles y arbustos, lo que supondría una inversión de 4.000 millones de euros y generaría 150.000 empleos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha