eldiario.es

Menú

LPA without Womad

Womad de Las Palmas de Gran Canaria.

Womad de Las Palmas de Gran Canaria.

Lo recordaba muy oportunamente el periódico La Provincia este domingo: si no fuera por, en fin, si no fuera por lo que sea, este mes de noviembre el festival Womad habría cumplido 20 años en las Palmas de Gran Canaria. La ciudad que inventa lo más grande a través de un Ayuntamiento que se atreve a marcarse los retos teóricamente más internacionalistas del mundo, ha sido incapaz de mantener, y acto seguido defender, uno de los acontecimientos que mejor definían sus cualidades de urbe abierta, tolerante y global, el festival mundial de las músicas del mundo. Parecería hasta natural teniendo en cuenta que hasta una de sus iniciativas más propagadas, que se presentó hace un año a bombo y platillo, el del Plan de Internacionalización de la Ciudad (PIC), acaba de sucumbir como han hecho otras ocurrencias de este equipo de gobierno, como pasó con la candidatura a la Capital Europea de la Juventud y con tantas otras acciones consolidadas pero que decayeron al coger el bastón de mando el alcalde Cardona. El PIC ha pasado a estar liderado por el Cabildo de Gran Canaria a través de su Sociedad de Promoción de Gran Canaria, lo que confirma la afición de esta mayoría por la pólvora mojada. El Womad ya venía marcado desde que Cardona ganó las municipales de 2011, y los peores presagios se fueron confirmando con la drástica reducción de presupuestos que sufrió hasta hacerlo morir de inanición. No es un problema económico, sin embargo, la supervivencia de este festival, porque si así fuera, en Cáceres, donde Gobierna también el PP, habrían hecho lo mismo. Sin embargo, allí han sabido ajustar el diseño y el presupuesto con la misma directora, Dania Dévora, para mantenerlo vivo en estos tiempos tan difíciles. En la ciudad extremeña saben de la repercusión mundial que tiene el festival y, aunque su vocación de internacionalización y de puente intercontinental es nula comparada con LPGC, han mantenido esta apuesta claramente. Aquí, mientras, nos dedicamos a inventarnos bolos con nomenclatura inglesa, como si eso fuera un síntoma de modernidad y no de papanatismo barato. El parque de Santa Catalina, tantas veces escenario de grandes actuaciones de mitos y promesas como Youssou N'Dour, Tinariwen, Fela Kuti, El Guincho, Billy Cobham o Mory Kante, se tiene que conformar con lo que el Ayuntamiento programa en eventos tan insignes como ese Fashion & Friends de la semana pasada, al son de una cantante pregonando a los cuatro vientos que tiene "el cuerpo novelero". El alcalde estaba privado: "Lo vamos a petar", manifestó entusiasmado. LPA amazing.

Seguir leyendo »

El segundo perdón de Nacho

Ignacio González inspecciona un jardín de Salud Alto.

Ignacio González inspecciona un jardín de Salud Alto.

Ignacio González ha vuelto a pedir perdón por segunda vez en la misma legislatura. Lo hizo esta misma semana en la tribuna de oradores del Parlamento de Canarias, donde escenificó, con despedazamiento de papeles incluida, la ruptura de sus acuerdos con el PP de José Manuel Soria que le llevaron a cometer otros errores en cadena. Jura Nacho que jamás volverá a pactar "con traidores a su tierra", en referencia a Soria y al PP, en un gesto que llega demasiado tarde para creerlo y demasiado pronto para que cunda desde ahora a las elecciones autonómicas de 2015, salvo que tenga la intención de presentarse a las europeas de 2014, lo que no hay que descartar tratándose de quien se trata. Los acuerdos entre Nacho González y José Manuel Soria se celebraron en octubre de 2011 ante el inminente triunfo electoral del PP, que el dirigente centrista-nacionalista no quería perderse. Pero vinieron después de un acuerdo de febrero del mismo año con Coalición Canaria, lo que permitió colocar en el Cabildo de Gran Canaria a su actual vicepresidente, Juan Domínguez, luego trasmutado en tránsfuga y más adelante, en palabras de Nacho, en un sinvergüenza. El pacto con el PP derivó en que el CCN alcanzara dos actas de senadoras, una por Tenerife, Luz Marina Socas, y otra por Gran Canaria, Meluca Suárez, esposa del mentado Juan Domínguez, lo que de carambola transformaba en próspera a la misma unidad familiar. Al menos hasta el momento de escribir estas líneas. Pese a que en su escenita en el Parlamento González aseguró que sus dos senadoras votarían en contra de los Presupuestos del Estado por no haberles admitido el PP ninguna de sus enmiendas, lo cierto es que Meluca Suárez hace tiempo que firma sus comunicados como parlamentaria del PP (lo hizo este mismo viernes anunciando que presidiría un acto este fin de semana), y en el PP seguirá hasta el final de la legislatura a la espera de que su excelencia la ponga en la lista. Sí, es la segunda vez que Nacho González pide disculpas porque fue la inclusión de Domínguez en la lista de CC-CCN al Cabildo el primer motivo para hacerlo tras descubrir que supuestamente el vicepresidente de esa Corporación había robado al partido. Las dos disculpas, por lo tanto, son tardías porque Domínguez ha permitido (con la venia del hoy arrepentido) que el PP gobierne el Cabildo de Gran Canaria humillando a CC, que el PP tenga una irreductible senadora del CCN y que el PP esté en estos momentos descangallándose de risa con sus rupturas y sus arrepentimientos.

Seguir leyendo »

Desparrame contra Brufau

"Godo". Ése es el apelativo más generalizado de cuantos se profirieron este viernes contra el presidente ejecutivo de Repsol tras su apoteósica rueda de prensa del día anterior. Godo, sin ambages, le llamaron Ana Oramas, de Coalición Canaria, y Román Rodríguez, de Nueva Canarias. De manera más sibilina es el mismo concepto que subyacía en las declaraciones públicas de otros dirigentes políticos de Canarias, algunos de los cuales ya lo ponían bonito cuando apenas se había apagado el aire acondicionado de la sala donde depuso sus argumentos Antonio Brufau. Lo anunciábamos ayer aquí mismo: ha venido a armarla y la ha armado. El presidente de Repsol no venía, como dijo, a ofrecer nada a Lanzarote y a Fuerteventura, sino a tratar de imponer su criterio empresarial de que lo mejor que le puede pasar a Canarias es que haya petróleo, el mismo mensaje pero en construcción perversa que en su día lanzó Soria: "La tragedia sería que no hubiera petróleo". La intención ?todavía es pronto para saber si lo ha conseguido- no era otra que la de provocar el distanciamiento ente las instituciones opositoras y los ciudadanos de Canarias, de ahí que la clase dirigente haya saltado como lo ha hecho. El poder que otorga el dinero, la atalaya en que se sitúan los que empiezan sus aventuras empresariales con una inversión de 350 millones de dólares a ver si hay petróleo o gas, conduce con frecuencia a olvidar que a esos ejecutivos los eligen los consejos de administración y a los dirigentes políticos el pueblo soberano, con sus errores y sus aciertos. Pero es comprensible la actitud de Brufau y de Repsol, sobre todo si concluimos, sin mucho esfuerzo, que puede haber sido José Manuel Soria el que le haya pedido que, por una vez y sin que sirva de precedente, los titulares (y las hostias) se las lleve otro que no sea él.

Seguir leyendo »

El error de Cardona

No es la primera vez que el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria se lanza al frondoso mundo de las extravagancias a ofrecerse sin que nadie le haya dado vela en el entierro. O peor aún, a meterse en berenjenales sin tantear primero el terreno que pisa. Lo hizo no hace mucho cuando ofreció la península de La Isleta como enclave para la planta regasificadora que los municipios del Sureste de Gran Canaria no quieren en el puerto de Arinaga por la peligrosidad que entraña una instalación así a tan poca distancia de núcleos poblados. Los isleteros se le echaron encima de inmediato, por no relatar la imposibilidad material de que, por las mismas razones de seguridad, esa planta pueda estar dentro de una ciudad. El alcalde parece muy entusiasmado con el proyecto de acuario que el presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Ibarra, ha conseguido para la ciudad en su confluencia con el Puerto, y en medio de ese entusiasmo ya ha creído que comparte competencias dentro del recinto y en las aguas jurisdiccionales. Hay que alegrarse de esa confluencia de criterios y de decisiones, y aplaudir que un acuario de esa categoría sustituya otro ensoñador proyecto del mismo Ayuntamiento que él preside: el de la Gran Marina (Singapur en chiquitito) que quiso impulsar con el éxito de todos conocido la ex alcaldesa Pepa Luzardo, de su mismo partido y, por lo que se ve, aventajada alumna de la misma escuela de ocurrencias. Pero con su innecesario y oportunista ofrecimiento a Repsol, Juan José Cardona va a conseguir un efecto indeseable: que los ciudadanos de Lanzarote y de Fuerteventura, que ya tienen interiorizado un profundo sentimiento de rechazo hacia el centralismo de la isla capitalina, y que en su mayoría son contrarios al petróleo, confirmen sus presagios de que no hay solidaridad para con ellos. Eso sí, Cardona ha quedado como un campeón ante los suyos, que estarán creyéndose ahora mismo que si Repsol instala sus bases en la Luz habrá sido gracias a la audacia de este alcalde. Una de las más celebradas cualidades de un delantero es colocarse delante de la puerta sigilosamente, jugando sin balón, burlando al defensor, y marcar a placer como premio al trabajo previo bien hecho. El oportunismo barato sólo conduce a goles sin gloria.

Seguir leyendo »

Cardona, a puerta vacía

Cardona, esta semana, en el barrio de El Llano de María Rivera.

Cardona, esta semana, en el barrio de El Llano de María Rivera.

A Carlos Manuel Morete lo llamaban El Puma. Fue un futbolista excepcional que, según los cronistas, jugó en la Unión Deportiva Las Palmas entre 1975 y 1980 un total de 174 partidos. A punto estuvo de marcar cien goles (se quedó en 99), y terminó su periplo por la Liga española un año después en el Sevilla. Morete, como buen y clásico delantero centro, tenía muchas cualidades para estar en el momento preciso en el lugar preciso para empujar el balón a la portería. Pero se lo curraba, tenía olfato y la afición lo convirtió pronto en una leyenda de la historia del fútbol canario. Juan José Cardona González quiere ser El Puma, quiere meter todos los goles, pero a ser posible a tres metros de la portería y sin portero, con la garantía plena de que la pelota no se vaya fuera. Pero no lo consigue ni a palos. Su más reciente ofrecimiento a Repsol para que instale sus bases logísticas para las futuras prospecciones petrolíferas cercanas a Canarias en el Puerto de La Luz y de Las Palmas va a entrar entre los tres palos, pero el comité de competición no le va a atribuir a él el gol. Sencillamente porque ésa ni es una decisión que le corresponda ni la formulada este viernes era una invitación necesaria: hace tiempo que Repsol eligió ese emplazamiento por razones de mucho peso que al presidente de la compañía se le escaparon en varias ocasiones en su controvertida rueda de prensa de este jueves, ofrecida en la planta 22 del hotel don Juan, desde donde se divisa una espléndida vista de la bahía y de sus instalaciones. La principal, la puramente económica: "aquí nos saldría todo más barato"; y las secundarias también de la misma índole: no son precisas excesivas inversiones porque casi todo ya existe. Los puertos de Los Mármoles (Arrecife) y Puerto del Rosario (cuyo no logró recordar Brufau en su comparecencia) no reúnen actualmente condiciones técnicas y de infraestructuras para las pretensiones de la multinacional petrolera, lo que refuerza el carácter desafiante de la oferta que vino a lanzar: que los presidentes de los Cabildos se atrevan a decirme que no, a ver si así les echo encima a los parados de Canarias. La semilla de la discordia.

Seguir leyendo »

Soria, "un líder"

La defensa que Antonio Brufau hizo de José Manuel Soria en su rueda de prensa de este jueves es prácticamente equivalente a la que el ministro hace permanentemente de las prospecciones y de las bondades de la compañía Repsol. Descartó por completo que ese desaforado respaldo ministerial pueda estarle perjudicando políticamente en las islas, aunque llegó a reconocer que "la mala pata del ministro es que es canario". Muy al contrario, lo calificó de "líder" por haber empujado como lo ha hecho estas autorizaciones, paralizadas en 2004 por el Gobierno de Zapatero, si bien Brufau pretendió situar en el mismo nivel de respaldo al ex ministro Miguel Sebastián. Hablando de Soria y sin que él lo pusiera nunca en relación (ya lo hacemos nosotros), el presidente de Repsol se empeñó en numerosas ocasiones en poner como ejemplo de bondad de las explotaciones petrolíferas el caso noruego. Lo hizo al defender el respeto al medio ambiente que dice profesar; lo hizo al exponer su convivencia con el turismo; lo hizo al comparar la desafección canaria con el entusiasmo de los nórdicos, y hasta al abordar la espinosa (y tampoco en esta ocasión aclarada) posibilidad de beneficios fiscales directos por las extracciones. Hasta que un periodista de la primera fila le hizo ver que aquí también sabemos cuál es el modelo petrolífero noruego, dirigido con mano férrea y clara voluntad de interés general por el Estado, máximo accionista de Statoil. Además de una producción estratosférica (tres millones de barriles diarios frente a los 100.000 que los más optimistas vaticinan en Canarias), el beneficio del petróleo noruego dota un fondo millonario que ya va por 725.000 millones de dólares (150.000 dólares para cada nacional). Por el contrario, Repsol es una multinacional cuyo capital es flotante (free float, fluctúa en las Bolsas) en su mayoría (63%), y solo tiene de español el 21%. Para colmo, los derechos sobre las probables explotaciones pertenecen en un 50% a empresas ajenas, la australiana Woodside (30%) y la alemana RWE (20%). Esta última, como reconoció Brufau este miércoles, está vendiendo estos derechos en los mercados de Frankfurt, lo que probablemente deslocalice aún más el capital y las consiguientes rendiciones fiscales. Un chollo para España, vamos. Y para Canarias, ni les contamos. Pero de modelo noruego, poco.

Seguir leyendo »

Poderoso caballero es don Petróleo

El poderío del petróleo se apreció sin disimulo en el hotel AC, el viejo pero renovado Don Juan de Las Palmas de Gran Canaria, propiedad de Antonio Catalá. Repsol lo convirtió por unas horas en su sede central, con control de acreditaciones en el vestíbulo, con uno de los tres ascensores bloqueados para el uso exclusivo del personal de la compañía, y con el desvió de periodistas y de usuarios a los montacargas cuando Brufau entró en el establecimiento. Unos escoltas tamaño armario de cuatro puertas evidenciaban las estrictas medidas de seguridad que lo acompañan. El poderío se confirmó en la sala de la planta 22 habilitada para la ocasión, con una puesta en escena cuidada, mil veces ejecutada y desde luego eficaz. Brufau entró a saco una vez dio comienzo la conferencia de prensa: "Vengo a pedir el soporte de los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura para que en esas islas estén las instalaciones logísticas". Tuteó en todo momento a los periodistas y se marchó tras la última pregunta alegando que tenía que irse a Estados Unidos (el avión de la compañía le esperaba en Gando). Las azafatas entregaron a cada periodista una bolsa corporativa con unos obsequios muy intencionados, a la par que elocuentes: una botella de vino de la bodega de Juan Francisco Rosa, Stratus, expedientada por ilegalidades urbanísticas (como sus dos hoteles), y un queso semicurado de Queserías Maxorata, propiedad del padre de la diputada del PP Celia Alberto, Alfredo Alberto. Un lápiz de memoria y un tarjetón anunciando que el queso y el vino escogidos "se incorporarán próximamente a la selección de productos de calidad garantizada de las estaciones de servicio Repsol" completaban el lote.

Seguir leyendo »

Cuatro empleos por millón

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en Las Palmas de Gran Canaria para explicar los proyectos de la compañía para buscar yacimientos de hidrocarburos en aguas cercanas a las islas de Lanzarote y Fuerteventura, a los que se oponen las principales instituciones de Canarias. EFE/Elvira Urquijo A.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en Las Palmas de Gran Canaria para explicar los proyectos de la compañía para buscar yacimientos de hidrocarburos en aguas cercanas a las islas de Lanzarote y Fuerteventura, a los que se oponen las principales instituciones de Canarias. EFE/Elvira Urquijo A.

Pero esa cuidada rueda de prensa, esa demostración de poderío ejecutada este jueves en Las Palmas de Gran Canaria, no parece que vayan a surtir efectos sanadores en la imagen que de Repsol tienen los medios informativos canarios, o al menos los periodistas allí destacados. Las preguntas no fueron todo lo amables que cabría esperar ante un personaje de ese calibre. Es más, algunas de ellas llegaron a incomodar a Brufau, que se contuvo siempre de manera elegante excepto cuando tocó descalificar a Canarias y a sus representantes institucionales por un debate que calificó de "político y no social o económico", como si la política energética de un Gobierno fuera innegociable cuando está en presencia el petróleo. Al presidente de Repsol le llama la atención que Canarias no quiera tener plataformas cerca cuando en Malibú, en Río de Janeiro o Tarragona las tienen más cercanas a las costas y nadie protesta. Resaltó que el mundo nos mira "atónito" por dudar ente este colosal negocio que promete tanto maná. Olvidó, claro, porque no es su compañía la perjudicada (Soria no lo permitiría), que el PP de Valencia se ha opuesto a prospecciones en sus costas, como ha quedado sobradamente acreditado. Al PP, por cierto, lo dejó en pelota picada cuando desmintió con cajas destempladas la remota posibilidad de que Marruecos pueda tocar un barril de las cuadrículas a este lado de la divisoria imaginaria: "Son dos plataformas distintas". Como dejó en evidencia a los que profetizan decenas de miles de puestos de trabajo. En el mejor de los casos, encontrando crudo en los tres pozos a los que tienen echado el ojo (Sandía, Plátano y Zanahoria) pueden alcanzarse los 5.000 empleos, a razón de cuatro por cada millón de dólares invertidos. También desautorizó a los que destacan el peligro proclamando que los que hablan de afección al agua potabilizada en caso de derrame "no saben lo que dicen" porque el petróleo flota y las tuberías de las plantas desaladoras están en el fondo. O asegurando que "no contemplamos los siniestros porque si así fuera nos dedicaríamos a hacer hoteles", lo que seguramente hará las delicias del empresariado turístico local. En varias ocasiones aseguró que no va a haber peligro de ningún tipo porque Repsol está acostumbrada a perforaciones en aguas profundas y que su nivel de seguridad está internacionalmente testado. Su encendida defensa de la seguridad le condujo a pronunciar una afirmación que él mismo desinfló: "Por cada 50.000 sondeos se produce un vertido. O dos". Como Rajoy en el caso Bárcenas: "Todo es falso. Menos alguna cosa".

Seguir leyendo »

Brufau se desata

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en Las Palmas de Gran Canaria para explicar los proyectos de la compañía para buscar yacimientos de hidrocarburos en aguas cercanas a las islas de Lanzarote y Fuerteventura, a los que se oponen las principales instituciones de Canarias. EFE/Elvira Urquijo A.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en Las Palmas de Gran Canaria para explicar los proyectos de la compañía para buscar yacimientos de hidrocarburos en aguas cercanas a las islas de Lanzarote y Fuerteventura, a los que se oponen las principales instituciones de Canarias. EFE/Elvira Urquijo A.

Si la intención era provocar a las instituciones, políticos, partidos y ciudadanos contrarios a las prospecciones petrolíferas en Canarias, Antonio Brufau, presidente de Repsol puede sentirse orgulloso. Lo ha conseguido. S u rueda de prensa de este jueves en Las Palmas de Gran Canaria logró cabrear de manera supina a los sectores más combativos de Coalición Canaria, con el presidente del Cabildo de Fuerteventura al frente. Su mensaje central, como impecable comunicador que es, lo soltó al principio, a la mitad y al final de su intervención: vengo a proponer a Lanzarote y a Fuerteventura que sean las bases logísticas de nuestras prospecciones, que acepten el dinero del petróleo en nombre de los parados de Canarias y que no sigan abochornando al mundo, que "mira atónito" al Archipiélago. Se desató por momentos, y si no fuera por su directora general de Comunicación y Presidencia, sentada a su izquierda, que le llegó a pedir en al menos una ocasión que callara, su discurso habría sido aún más incendiario contra los contrarios a su negocio. Despreció con mucha elegancia a las instituciones canarias, al presidente del Gobierno y de los cabildos orientales, y hasta ridiculizó a sus propios hooligans del PP al desmentir categóricamente la memez de que el petróleo que no se saque a este lado de la mediana imaginaria lo sacará Marruecos; o al sostener que, en la hipótesis más optimista, el empleo directo que genere la explotación petrolífera a pleno rendimiento no superará las 5.000 personas. Y eso "si los canarios y las empresas se ponen las pilas". No eludió ninguna pregunta y sin pretenderlo en absoluto confirmó, por si había alguna duda, la estrecha relación y connivencia que existe entre la compañía que preside y el Ministerio de Industria y Energía. Brufau rechaza enérgicamente esa acusación por relacionarla directamente, y sin que apenas nadie lo haya hecho, con el cohecho, con la remota posibilidad por él negada de que el PP o el ministro Soria hayan sido untados por Repsol. "Quien diga eso tiene que ir al juzgado o meterse directamente en prisión", enfatizó en el momento más tenso de su encuentro con la prensa isleña. No consta ninguna acción penal en cualquiera de esas direcciones.

Seguir leyendo »

Alarma (palmera) en CC

Nadie del PSOE salió este miércoles a los pasillos del Parlamento de Canarias a declarar a los periodistas que exigiría a su socio en el Gobierno, Coalición Canaria, una renegociación de las consejerías ante la ruptura en la disciplina de voto vivida en la Cámara en la votación de los Presupuestos para 2014. Nadie en el PSOE parece haberse inquietado en la misma proporción que un sector amplio de CC aparentó inquietarse el lunes, cuando se conoció la moción de censura de los ya expulsados consejeros socialistas en el Cabildo de La Palma contra su presidenta, la nacionalista Guadalupe González Taño. Nadie en CC salió tampoco a valorar la moción de censura en Los Llanos, que este mismo miércoles descabalgó al PP de esa alcaldía para devolvérsela al ganador de las elecciones, precisamente CC, en lo que puede leerse como un reposicionamiento hacia las tesis oficiales del PSC de no pactar con los populares bajo ningún concepto. Silencio absoluto. No ocurría lo mismo en la reunión que por la noche celebraron los nacionalistas en Gran Canaria con la intención ?programada de antemano- de debatir sobre los presupuestos aprobados, intención que fue inmediatamente sustituida por un análisis de lo ocurrido con la abstención en la votación de las cuentas autonómicas de los diputados palmeros José Luis Perestelo y Nieves Rosa Pulido. A la espera de que Barragán dé señales de vida, nos consta que hay alarma porque no parece que sea sólo el PSOE el que se desarbola en La Palma. La marcha de Perestelo a Nueva Canarias podría desembocar en un cisma de alcance no conocido hasta el momento, lo que colocaría a Antonio Castro en una situación que comprometería bastante sus legendarias posturas de fuerza hacia la dirección regional de su partido. Desde Nueva Canarias se desmiente cualquier información que tenga que ver con una ganancia de pescadores ante la revoltura reinante, pero los rumores se disparaban en todas las direcciones, incluida la vecina isla de El Hierro.

Seguir leyendo »