Opinión y blogs

eldiario.es

Top Secret

Calor y color en Floridita

GRAN BANQUETE, SÍ SEÑOR

Terminada la ceremonia no hubo forma de evitar tener que escupir en varias ocasiones el símbolo de la fertilidad, eso sí, en grano largo y de ese amarilloso que dicen que no se pasa. Y después de los consabidos enhorabuenas, felicitaciones y abraz

- PUBLICIDAD -

Terminada la ceremonia no hubo forma de evitar tener que escupir en varias ocasiones el símbolo de la fertilidad, eso sí, en grano largo y de ese amarilloso que dicen que no se pasa. Y después de los consabidos enhorabuenas, felicitaciones y abrazos que machacaron la flor que el novio llevaba en el ojal y que hicieron que la novia, en más de una ocasión, tuviese que soltar su pequeña cola para agarrar por el escote el atrevido vestido tentación que le quedaba muy bien, los invitados pusieron el radiador del coche contra el siroco y llegaron al Floridita echando humo; pasaban por la barra, pedían unos daiquiris y se iban situando debajo de los ventiladores del techo del bar de la entrada, a pesar de que el espléndido, abundante y delicioso cóctel se servía en los jardines. El banquete de bodas estuvo perfecto, bajo la atenta mirada del director del establecimiento, Sinfo, para los amigos y para los que no lo son, y la supervisión de la directora de eventos de Vanyera, Marta Barber Fuentes, más guapa que nunca y eficiente como siempre. Después del copioso aperitivo, la ensalada de entrante con langosta y salmón, buenísima, igual que el solomillo con foi y el helado con frutas del bosque, los vinos buenos, y excelente el blanco de uva de diego de Lanzarote de Bodegas Mozaga, frio entraba que era un gusto. No faltó la tarta con los machangos encima, dos magos vestidos de novios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha