eldiario.es

Menú

Cardona, de faralaes

EL ALCALDE DE LAS PALMAS DEFIENDE LOS COSHE DE CABALLO

- PUBLICIDAD -
Tartana en Las Palmas de Gran Canaria.

Tartana en Las Palmas de Gran Canaria.

En Sevilla o en Córdoba no se llaman tartanas, se llaman, como suena, coshe de caballo, en plural pero con esa pronunciación exacta. Siempre se llamaron tartanas las que paseaban antaño a los turistas desde Catalina Park y alrededores, en Las Palmas de Gran Canaria, coches de caballos de reminiscencias evidentemente andaluzas, pero con la natural y preciosa adaptación al medio urbano y natural canario, es decir, con unos tartaneros del lugar, no cocheros, mayormente isleteros, que pintaban sus tartanas de color canelo, las varillas todas blancas, como dice la famosa coplilla parrandera. Nunca pudo nadie imaginarse a ambos lados del Guiniguada que un Ayuntamiento del siglo XXI fuera capaz de recuperar para el disfrute turístico y la curiosidad ciudadana aquellos añorados artilugios cuyos caballos plagaban de mierda y de olor peculiar las calles por las que transcurrían. Y que lo haya hecho el Ayuntamiento en cuestión anunciando al mundo que esos cagajones se van a evitar con unas revolucionarias bolsas colocadas en el lugar idóneo que ya fueron inventadas en Bélgica en 2008. Era imposible, igualmente, imaginar que para la restitución de las tartanas, el Ayuntamiento eligiera un modelo administrativo experimental, el propuesto por una empresa a la que se le da autorización y, en función del resultado, se anuncie un futuro concurso (como el de las bicicletas) que oficialice y de continuidad legal al invento. Y de remate, que como vestimenta de los tartaneros se elija la de los cocheros de Córdoba, con su atuendo puramente andaluz, endémico y anatómico de aquellos lares, impuesto allá por las autoridades municipales para reforzar la imagen turística de la ciudad. Era inimaginable que, para colmo, el alcalde se enfadara con la oposición por denunciar tamaño despropósito afeándoles que, siendo personas cultas y generalmente bien informadas, no tengan en cuenta todas estas vicisitudes que aquí les hemos contado. De vez en cuando sería muy saludable que el alcalde Cardona hiciera un ejercicio muy sencillo consistente en imaginarse que en vez de tener al PSOE, a Nueva Canarias o a Compromiso como oposición, tuviera a José Manuel Soria. Lo menos que le diría en una situación así es si piensa vestirse de faralaes el domingo y atravesar envalentonado la ciudad de punta a punta tirando claveles al público entusiasta congregado a ambos lados del recorrido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha