eldiario.es

Menú

Carlos Alonso decide; Fernando Clavijo accede

El presidente del Cabildo de Tenerife impone al alcalde-presidente cómo se habrá de financiar el cierre del anillo insular, que lo adjudicaría él con dinero de los Gobiernos de España y Canarias

Elocuente reunión este martes a puerta cerrada en el Parlamento de Canarias entre Clavijo, Alonso, la consejera de Hacienda, Miguel Becerra y Ofelia Manjón-Cabezas, coordinador y directora  insular de proyectos estratégicos del Cabildo, respectivamente

El PSOE de Lanzarote decide que lo mejor es no decidir nada sobre la posibilidad de entrar en el gobierno del Cabildo, que sigue en las manos exclusivas de CC

- PUBLICIDAD -
Fernando Clavijo y Carlos Alonso en el acto con los jóvenes./ Europa Press

Carlos Alonso y Fernando Clavijo. (Europa Press)

La decisión la tiene tomada el presidente del Cabildo de Tenerife: el cierre del anillo insular entre El Tanque y Santiago del Teide, lo adjudicará él con de las demás administraciones: 300 millones de euros que habrán de proceder del convenio de carreteras con el Estado (fundido por el Gobierno de Mariano Rajoy) y del famoso fondo del IGTE que Fernando Clavijo le tiene prometido a las ocho islas canarias, a razón de 60 de los 160 millones durante cuatro anualidades. Con un par. Lo adelantaba Carlos Alonso hace unos días al Diario de Avisos con su habitual desparpajo, demostrando quiénes son los que mandan en Canarias y ninguno se sienta en el Consejo de Gobierno regional. “El asunto se cerrará en breve (…) porque tengo las ideas muy claras”, dijo el presidente del Cabildo a la periodista. No hay acuerdo con la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, en manos del Partido Socialista, pero eso importa a Carlos Alonso exactamente una higa porque tiene el compromiso del alcalde-presidente, Fernando Clavijo, especialista en puentear un día sí y el otro también a su socio de Gobierno. “Esa es la posición que mantenemos y el presidente está de acuerdo”. Ole. Nada dice ahora Carlos Alonso de los 15 millones de euros que dijo estar dispuesto a aportar de las sufridas arcas cabildicias; sí insiste en que los otros 15 que constan en el convenio de carreteras y que la consejera regional de Obras Públicas quiere dedicar a terminar los tramos en obras, han de ir a lo que él dice porque él lo vale. ¿Algún reproche al Gobierno de España (todavía en funciones, todavía del PP)? Pues no, un leve suspiro por la tardanza en constituirse el que habría de sustituir al que tanto recortó en esta materia. Porque ya se sabe, porque él mismo lo ha sostenido siempre, que Carlos Alonso es un liberal proveniente el PP que en otoño vaticinó que ganaría las elecciones Mariano Rajoy (acertó) y que los votos de Coalición Canaria habrían de ser decisivos para mantenerlo de presidente y así sacarle unas perrillas más. 

 

 

Reunión en el Parlamento

Pero ganó el PP, ciertamente, y la continuidad de Rajoy parece ahora mismo bastante comprometida, lo que obliga al presidente del Cabildo de Tenerife a tirar de dinero de la Comunidad Autónoma a través, entre otras partidas, del IGTE de Fernando Clavijo, ese llamado a cambiar el modelo económico del Archipiélago haciendo más carreteras. 60 millones al año, 240 en las cuatro anualidades que él considera que durará la obra de la fase final del anillo insular, con un presupuesto de 300 millones de euros que completaría el famoso convenio con el Estado y… ¿el resto? El resto también la comunidad autónoma, que para eso la consejera es del PSOE y hace lo que le dice Coalición Canaria, so pena de que la vicepresidenta la ponga firme por respondona. Porque en los acuerdos supercalifragiliesticospialidosos que consiguió Ana Oramas en su reunión con Pedro Sánchez y Antonio Hernando no parece que se haya hablado del anillo insular de Tenerife, piedra angular de toda la política y de todas las acciones públicas de CC en la isla. Y, en cumplimiento del anuncio que el propio Carlos Alonso hizo al Diario de Avisos , este mismo martes pudo vérsele acompañado por Miguel Becerra y Ofelia Manjón-Cabezas, coordinador y directora insular de Proyectos Estratégicos del Cabildo, respectivamente, reuniéndose en en el Parlamento de Canarias a puerta cerrada con Fernando Clavijo, a quien acompañaba la consejera de Hacienda, Rosa Dávila. ¿Y la consejera de Obras Públicas? Pues no, para los asuntos estratégicos de Tenerife, sean obra pública o un concierto de salsa, no puede haber ningún socialista merodeando por los alrededores. Vamos a comernos esta también, dijo Patricia a los suyos.

 

Pacto de Lanzarote: de momento, no

Mientras el PSOE canario se escarrancha para que Coalición Canaria le meta goles entre las piernas todos los días, los de Lanzarote resisten en sus trece. Algunos medios de comunicación han dicho que ha habido una consulta a las bases conejeras y el resultado ha sido que hay que pactar con Pedro Sanginés y los suyos en el Cabildo, que los tienen ahí gobernando en minoría de una manera un poco precaria. Pero no es verdad. La secretaria general insular, Loli Corujo, ha hecho una ronda por las agrupaciones locales y parece que el mandato que ha obtenido no es ese sino el que actúe como considere menester teniendo en cuenta toda la información con la que cuenta, incluida aquella a la que accede en el Grupo Parlamentario Socialista, del que es presidenta, y donde se está cociendo una amplia contestación ante las continuas ofensas del socio nacionalista. Coalición Canaria presiona a su socio para que los conejeros cedan y terminen respaldando al gobierno insular de Lanzarote, pero las heridas abiertas tras la destitución del alto funcionario Leopoldo (Polo) Díaz, famoso por sus informes urbanísticos contrarios a las trapisondas de los más influyentes empresarios de la isla, siguen doliendo. Y el presidente del Cabildo, Pedro Sanginés, se mantiene mostrando su lado más irreductible sin pretender bajo ningún concepto rehabilitarlo. Para colmo, el escenario judicial que parece cernirse sobre el presidente del Cabildo a cuenta de la desaladora de Montaña Roja no ayuda mucho a la reflexión, el propósito de la enmienda y el cumplimiento de la penitencia. Conclusión, la vida sigue igual.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha