eldiario.es

Menú

Crisis en Santa Brígida: lo dice la calle Tenderete

Quien controle la rumorología que parte de esa céntrica vía peatonal gana ventaja política en el municipio más rico de Canarias, gobernado por cinco partidos

La búsqueda de una carpa para las fiestas de un barrio abre una presunta crisis en el grupo de gobierno

- PUBLICIDAD -
Centro comercial a medio construir en el centro de la Villa de Santa Brígida, conocido como 'el mamotreto'.

Centro comercial a medio construir en el centro de la Villa de Santa Brígida, conocido como 'el mamotreto'.

Ocupa el puesto trigésimo segundo en el ranking de los municipios más ricos de España, con 30.516 euros por cabeza, y el primero también en titulados universitarios. La Villa de Santa Brígida, con algo menos de 19.000 habitantes, tiene riquezas etnográficas en La Atalaya, recuerdos imborrables de la corrupción en el mismísimo casco (el famoso mamotreto, un centro comercial paralizado durante una década que no hay manera de derruir), y asentamientos residenciales de alto nivel que vienen a ser los que elevan la renta per cápita. Tras muchas legislaturas de gobiernos municipales del Partido Popular, las elecciones de 2015 arrojaron tal dispersión del voto que, para desalojar a los populares, hizo falta un pacto de cinco partidos de la oposición. Y fruto de esa amalgama, las naturales inestabilidades. Cinco partidos en el gobierno y tres en la oposición dan para mucho, y del mentidero de la villa, la calle peatonal Tenderete (un homenaje al legendario programa folklórico de Televisión Española en Canarias), salen rumores para todos los gustos. Quien controle la rumorología que parte de esa vía tiene gran parte de la opinión pública a su favor, a lo que se une un orondo bloguero condenado por estafador (y lo es) y una revista trimestral que antaño financiaba íntegramente el Ayuntamiento en la que ahora solo se publican unas páginas de pago con información municipal (más lo que su editor considere).

 

El mamotreto de fondo

La realidad municipal satauteña es compleja, pero si le acercamos los prismáticos nos encontramos con que cuatro de los partidos presentes en la Corporación son la herencia disuelta e irreconciliable (si no hay algo jugoso por medio) de un PP que el ex alcalde Lucas Bravo de Laguna, ahora defenestrado portavoz en el Cabildo, dejó como el rosario de la aurora. Y no sólo hizo trizas el partido de sus amores sino que también desmontó servicios municipales en una forma de hacer política personalista y de favores muy de la antigua usanza. Hay que recordarlo porque la memoria en política es demasiado corta. Así se vivía en la apacible villa hasta que vino el cambio en junio del año pasado con unas elecciones que auparon al poder a partidos minoritarios entre los que destacó un grupo de neófitos en la política y la gestión. Tan novatos que en un año han removido lo que no se había tocado en más de una década: con unanimidad y alevosía lanzaron una andanada que dejó al descubierto el pelotazo del mamotreto tras el que está la poderosa FCC. El acuerdo que insta a la nulidad de la concesión fue aprobado y remitido al Consejo Consultivo de Canarias en julio y ya se sienten los temblores que suben en intensidad en la escala Ritcher y se notan en la calle Tenderete, lugar de conspiraciones y de desinformación donde los haya, como ocurre en cada pueblo de este Archipiélago, tan proclive al contubernio y la turbiedad con FCC de hinchas para escarmentar a esos locos que se quieren enfrentar a los intocables.

 

El pacto de la carpa

Para montar una crisis nada mejor que un escándalo bien organizado aunque sea por una carpa o una carreta de romeros. Y la ocasión apareció en La Atalaya. La comisión de fiestas del Santísimo Cristo Milagroso (en vos confío) solicitó una carpa para el día 16 y presentó el escrito por Registro el día 12 pasado; el 13 le llegó al concejal de Festejos, Martín Sosa (ex pepero ahora de Unidos a Bravo Padre en ese partido de nombre Unidos Por Gran Canaria) y él lo solicita a los almacenes municipales el 14 para que le respondan que todas las carpas del Ayuntamiento y de otros municipios están instalándolas en la calle ante sus narices para celebrar la feria Sataute Solidario. Martín llama a otros ayuntamientos y consigue que en Firgas le dejen la carpa, con lo cual, problema resuelto. Al día siguiente acude a La Atalaya con la concejala Oneida Socorro (ex pepera de un partido cuyas siglas son CCD) y se hacen una foto para inmortalizar urbi et orbi la solución a los problemas del planeta carpa como el gran éxito de una gestión política que les valdrá para una beca en el Banco Mundial. Poco faltó para que cortaran la cinta con la banderita española. La crisis está en marcha. La mecha que encendió la crisis, para que vean ustedes qué facilito es.

La concejala Oneida Socorro, del CCD, antes en el PP, junto a la famosa carpa instalada en La Atalaya que ha dado origen a la presunta presente crisis del Gobierno de Santa Brígida.

La concejala Oneida Socorro, del CCD, antes en el PP, junto a la famosa carpa instalada en La Atalaya que ha dado origen a la presunta presente crisis del Gobierno de Santa Brígida.

De la desinformación a la ignorancia

El paso siguiente fue acusar de manipulación a los de Nueva Canarias y a uno de los decanos de la política insular, José Luis Álamo, para lo que Oneida, del CCD, tres piedras y una carpa, presenta su dimisión como miembro del Consejo de la Sociedad Municipal de Deportes por no haber sido informada y a su juicio haber detectado gastos de propaganda política. Pero la conseguidora de carpas olvidó que toda la Corporación, incluidos los ocho concejales de la oposición, aprobaron el Plan Estratégico y las cuentas hace dos meses, aunque ella insiste en arremeter contra su compañero de gobierno por falta de transparencia y le reprocha que no se le informara de que los ocho despidos -entre los que se encuentra una ex alcaldesa de Firgas por el PP a la que Bravito le buscó un echadero- se realizaran con el pago a plazos durante un año de las correspondientes indemnizaciones. Una decisión que se adoptó por el Consejo a principios de año y que en el Plan Estratégico se explicaba el por qué, el cómo, el cuándo y sus repercusiones negativas en las cuentas del año de la Sociedad, pero que a partir de 2017 la Sociedad estaría saneada. De todos modos la realidad y la sensatez no sirven para montar una crisis cuando están en juego más de 3.000 euros diarios que FCC quiere llevarse limpios de pajullo por el presunto, supuesto y tan divertido lucro cesante que ni harto de los mejores vinos del monte se lo esperaban los representantes de la empresa que además se lleva por el bloqueo al municipio ocho millones de euros. Una carpa la del mamotreto bien enjuagada que el Cristo Milagroso va a bendecir en breve con la ofrenda de Oneida y la quiniela que está rellenando la empresa para pagar su apuesta. Y no se pierdan el próximo capítulo, que será el nombre de la que en nombre del PP opta a encabezar una moción de censura contra el pentagobierno. Tiene mucho que ver con Jorge Rodríguez, aquel famoso diputado del mismo partido que un día hizo de introductor de la empresa Grupo Europa en ese mismo ayuntamiento y que resultó milagrosamente absuelto de las influencias que igualmente ejerció en el de Telde. La isla de Gran Canaria es redonda, no hay duda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha