Opinión y blogs

eldiario.es

Descubrir las trapisondas

Y DESCUBRIR A ARNÁIZ, ESE PORTENTO DE PRESIDENTE PORTUARIO

Damos la más calurosa y efusiva bienvenida a todos los políticos, empresarios y periodistas que, gracias a la Abogacía del Estado, a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y a la Divina Providencia, han abandonado el lado oscur

- PUBLICIDAD -

Damos la más calurosa y efusiva bienvenida a todos los políticos, empresarios y periodistas que, gracias a la Abogacía del Estado, a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y a la Divina Providencia, han abandonado el lado oscuro de la fuerza para instalarse en la normalidad. No era tan difícil, era cuestión de tiempo, lo decimos con mucha serenidad los que llevamos años tan ricamente esperando que se reconociera que la martingala de La Gran Marina no era más que una trapisonda del clan de la avaricia, alentada, patrocinada, enriquecida y ensolerada por tres políticos y un ingeniero sin carné. Así, como ingeniero sin carné, se definió un día José Manuel Arnáiz, ese portento de presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas del que empiezan a renegar los que más le protegieron en ese bienio negro de 2003 a 2005. Lo decimos sin acritud, de verdad, pero con la satisfacción de haber sabido aguantar todo lo que de nosotros se ha dicho: bienvenidos a todos a la normalidad. Pero repasemos, que somos frágiles de memoria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha