eldiario.es

Menú

Francisco Santana, con tres palmos de narices

Y MIRA QUE EL HOMBRE HASTA SE RODEÓ DE AMISTADES PELIGROSAS

Aparte del pueblo de Telde, que presenciará cómo una imputada por corrupción conserva el respaldo de su partido para postularse a la alcaldía de la ciudad (ya podemos llamar al fenómeno la bendición Camps)

- PUBLICIDAD -

Aparte del pueblo de Telde, que presenciará cómo una imputada por corrupción conserva el respaldo de su partido para postularse a la alcaldía de la ciudad (ya podemos llamar al fenómeno la bendición Camps), el gran damnificado por la designación de Mari Carmen Castellano es Francisco Santana, un político que iba en la lista del PP de número 10 en las elecciones de 2003 y que pasó a ocuparse del negocio cuando fueron detenidos sus compañeros en el marco de la operación Faycán. Tuvo que meterse entre pecho y espalda la dura travesía del desierto y soportar el desprestigio de su partido, que verá muy pronto en el banquillo a siete de sus más destacados militantes teldenses (Mari Carmen Castellano, Paco Valido, Francisco Gordillo, Enrique Orts, Carmelo Oliva, José Luis Sánchez, más Jorge Rodríguez). Y hasta el desagradable olor de las peligrosas amistades radiofónicas, que lo convirtieron muy pronto en un personaje muy poco recomendable. Sólo falta que se hagan realidad los rumores que apuntan a que en la lista de Mari Carmen Castellano podría ir Luis Soria, al que hay que colocar en un puestito para aliviar la conciencia al hermano mayor.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha