eldiario.es

Menú

Juicio a don Pepito

ESTE MIÉRCOLES, A LAS 09.30, EN PRIMERA INSTANCIA 3 DE SANTA CRUZ DE TENERIFE

Llegó el día y la hora señalados: las nueve y media de la mañana de este miércoles, 27 de junio de 2012, en el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Santa Cruz de Tenerife. A él

- PUBLICIDAD -
Josesteban, al que habría que homenajear este miércoles con un mariachi.

Josesteban, al que habría que homenajear este miércoles con un mariachi.

Llegó el día y la hora señalados: las nueve y media de la mañana de este miércoles, 27 de junio de 2012, en el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Santa Cruz de Tenerife. A él acudirá como demandado por intromisión ilegítima en el derecho al honor el propietario, ideólogo, director y liquidador del periódico El Día, don Pepito, también conocido como José Rodríguez Ramírez. La demandante se llama Ángela Mena, concejala de Santa Cruz de Tenerife y esposa del presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero. Mena ha sido objeto de una feroz campaña de descrédito, de insultos, de amenazas, de infamias y de insidias como pocas personas las han sufrido en Canarias después de que el Gobierno no concediera a don Pepito las emisoras de radio que por designio divino el intrépido editor creía merecer. A Mena y a una de sus cuñadas le atribuyó el dueño de El Día unos oscuros negocios en Puebla (México) a través de una empresa cuyas escrituras fundacionales creyó tener en sus manos. Pero las escrituras resultaron ser falsas, igual que resultó imposible el viaje de ambas mujeres a la ciudad mexicana, como acreditó la Policía: la hermana de Rivero jamás había salido de España. Se substanciará este miércoles la vertiente civil del asunto, la primera vertiente civil, porque falta por conocer la investigación acerca de quién falsificó los papeles que don Pepito utilizó para acusar en falso a Mena y a la hermana de Paulino Rivero. Por cierto, el hilarante independentista va a tener que enfrentarse a una petición de condena de 220.000 euros, un euro por cada lector que presume tener. El juez le denegó su petición de que compareciera el gerente de la empresa editora porque, agárrense con la cintura que tiene el pavo, el tal don Pepito pretendía que negara la verosimilitud de tales cifras, lo que convertiría en engaño permanente lo que cada día comunica a sus lectores. Belén Molina estará en la sala de vistas para contarlo con todo detalle.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha