eldiario.es

Menú

Para que Julio Cruz gane un debate?

RUANO Y ROMÁN, HACIENDO LOS COROS A ROLDÓS

- PUBLICIDAD -

Hablando de Julio Cruz, los analistas que se metieron este pasado jueves entre pecho y espalda el primer programa de la nueva temporada de El Envite, de Televisión Canaria, colocan a Julio Cruz, secretario de Organización del PSOE, como el más notable de todos los invitados presentes. Ya saben, y si no lo saben pasamos a contarlo, que la nueva temporada de El Envite prescinde de la fórmula de un invitado enfrentado a cuatro periodistas y al presentador, Carmelo Rivero, para pasar a un formato de un representante de cuatro fuerzas políticas, en el caso que nos ocupa, de los cuatro grupos parlamentarios con representación en la Cámara autonómica. La impresión generalizada de lo ocurrido este jueves es para tirarse las manos a la cabeza: el representante de Coalición Canaria, José Miguel Ruano; el representante de Nueva Canarias, Román Rodríguez, y la representante del PP, Mercedes Roldós, haciendo piña. Sí, como lo leen, haciendo piña, como si el programa fuera en TVE. Bien es sabido por nuestros lectores que José Miguel Ruano tiene querencia al PP, no en vano es conocido como el mejor compadre que siempre tuvo Soria durante los años de conchabo nacional-pepero. Ese síndrome del nacionalista propenso a la derecha se le acrecienta a Ruano tremendamente en presencia de Mercedes Roldós, con la que, además de lo dicho, compartió muchas vicisitudes de toda índole cuando ésta ocupó la Consejería de Sanidad y el mentado Ruano hacía sus cosas a través de Gestión Sanitaria de Canarias. Para que nos entendamos sin mayores pendejadas: Ruano dejaba hacer a Roldós y Roldós dejaba hacer a Ruano, ora con las ambulancias, ora con la hemodiálisis. Resultado: anulado el concurso de la hemodiálisis por manifiestamente corrupto y anuladas todas las adjudicaciones de los sucesivos concursos de ambulancias más o menos por la misma cosa. Y, de chico para todos de la derecha, un irreconocible Román Rodríguez. Recién salido de un congreso de Nueva Canarias en el que todos sus miembros se conjuraron por hacerse más de izquierdas que ninguno, el ex presidente de Canarias lleva una temporadita sorroballándose de manera obscena con el PP. Dicen las malas lenguas que no soporta que le hayan dado sucesivas y airadas calabazas en todos los intentos de acercamiento a CC y, ya despechado, opta por tocar las narices agigantando todo lo que puede la cruzada del PP contra los nacionalistas de Paulino Rivero. Entre todos, por incomparecencia, hicieron ganador del debate al todavía sorprendido Julio Cruz.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha