eldiario.es

Menú

Mönkemöller, huyendo de la quema

SE MARCHÓ QUINCE DÍAS ANTES DE TENER QUE IMPUGNAR

Es Australia Navarro la primera que tiene que dar la cara y ofrecer una explicación pública sobre su actuación en torno al Plan Parcial de las torres del canódromo, incluso antes que José Manuel Soria y Pepa Luza

- PUBLICIDAD -

Es Australia Navarro la primera que tiene que dar la cara y ofrecer una explicación pública sobre su actuación en torno al Plan Parcial de las torres del canódromo, incluso antes que José Manuel Soria y Pepa Luzardo. Porque si el Gobierno hubiera cumplido con su obligación, el Plan Parcial jamás hubiera podido entrar en vigor, no se hubieran podido otorgar las licencias municipales, no se habrían generado derechos a los promotores, no se habrían iniciado las obras y el canódromo tendría ahora mismo otros usos. Sus explicaciones son urgentes y necesarias, del mismo modo que tiene que explicarse Fernando Martín-Mönkemöller y Martín-Spilker, que abandonó la Viceconsejería de Administraciones Públicas quince días antes de recibir un alarmante requerimiento de su homólogo Fernando González, viceconsejero de Ordenación del Territorio, instando a su departamento a impugnar el Plan Parcial de marras. Mönkemöller pasó, curiosamente, a un puesto de menor rango, jefe de la Inspección General de Servicios, quizás porque antes de entrar en el Gobierno fue concejal de Las Palmas de Gran Canaria a las órdenes de José Manuel Soria. Y debía conocer el pastel que se le venía encima.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha