eldiario.es

Menú

Privatizar hasta las cosas de comer

SINDICATOS Y CIUDADANOS, UNÁNIMES

Las cosas de la tele, la radio, Las Teresitas, Faycán, el REF o la despedida del año en Brandeburgo (el Gobierno nos promocionará allí, ay madre) no deben distraernos de las cosas de comer. En el Ayuntamiento de Las Palmas

- PUBLICIDAD -

Las cosas de la tele, la radio, Las Teresitas, Faycán, el REF o la despedida del año en Brandeburgo (el Gobierno nos promocionará allí, ay madre) no deben distraernos de las cosas de comer. En el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria hace tiempo que se abandonó el gusto por cuidar a los más débiles, por estar atentos a las familias y a las personas menos favorecidas de la sociedad. Hemos visto este año cómo se mandaba talar un árbol porque servía para guarecerse a un indigente, o cómo se anulaban las ayudas sociales "por falta de presupuesto". La última aportación a esta falta de humanidad o a este liberalismo salvaje la hemos encontrado en el intento del PP de privatizar el servicio que evalúa qué personas son las que deben ser destinatarias de las ayudas públicas para subsistir. El presidente del comité de empresa del Ayuntamiento y muchos lectores han coincidido en una realidad trágica, en la poca sensibilidad del gobierno municipal. Un oyente de CANARIAS AHORA RADIO fue más allá (o más acá, que nunca se sabe): "Al paso que van, pronto veremos a Fomento de Construcciones y Contratas regulando las ayudas de la gente de la tercera edad". Como quien pone un tractor en la playa. Tiempo al tiempo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha