eldiario.es

Menú

Soria desentierra la ''huella imborrable''

PERO SÓLO ENSEÑA LA PATITA, A VER SI GARCÍA LO LLAMA A CONSULTAS

Resulta absolutamente obscena, a la par que morbosamente divertida, la guerra pública que en estos momentos sostienen el vicepresidente del Gobierno de Canarias, José Manuel Soria, y el propietario y editor del periódico

- PUBLICIDAD -

Resulta absolutamente obscena, a la par que morbosamente divertida, la guerra pública que en estos momentos sostienen el vicepresidente del Gobierno de Canarias, José Manuel Soria, y el propietario y editor del periódico Canarias7, Juan Francisco García. Amigos íntimos desde 1995, año en que el diario catapultó a la fama al presidente del PP presentándolo ante el mundo como gran esperanza para la regeneración política de Canarias, como gestor insustituible y como carismático líder del centro-derecha canario y, quién sabe, si universal, las desavenencias económicas recientes los han convertido en enemigos aparentemente irreconciliables. Y decimos "aparentemente" porque estos profundos desencuentros públicos que García y Soria protagonizan en esos momentos se tornarán besos de tornillo una vez el vicepresidente encuentre el modo de financiar con dinero público los proyectos que el editor ha visto frustrados, tanto en la vertiente puramente periodística como en la que tiene que ver con las productoras vinculadas a Videoreport, que preside Juan Francisco García. Pero, mientras llega la reconciliación, el enfrentamiento ha alcanzado a las esencias más sensibles de ambos contendientes, el cuñado, en el caso de Soria, y la "huella imborrable en La Caja", en el caso de García.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha