eldiario.es

Menú

Soria, echando espumarajos por la boca

ALGUIEN DEBERÍA PONERLO EN OBSERVACIÓN

Lo de José Manuel Soria no lo cura ni el mejor especialista en enfermedades infecciosas, llámese médico o veterinario. Da la sensación de padecer la rabia, o al menos presenta todos los síntomas: echa espumarajos

- PUBLICIDAD -
José Manuel Soria, en posición de ataque.

José Manuel Soria, en posición de ataque.

Lo de José Manuel Soria no lo cura ni el mejor especialista en enfermedades infecciosas, llámese médico o veterinario. Da la sensación de padecer la rabia, o al menos presenta todos los síntomas: echa espumarajos por la boca y evidencia el cuadro típico de la segunda fase de la enfermedad, la neurológica, que se manifiesta en el cerebro, con episodios llamativos de ansiedad, hiperactividad, delirio, sentimientos de violencia, ganas de atacar, parálisis y espasmos en la faringe. Algunos de estos síntomas tan llamativos pudieron verse este miércoles en el Parlamento de Canarias, durante una de sus puestas en escena más características, para la que en esta ocasión se valió de la complicidad obscena y nauseabunda de una diputada popular que considerábamos más seria, Rosa Rodríguez, que hizo el papel de penosa palanganera.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha