eldiario.es

Menú

Usted no sabe con quién está hablando

UN EJEMPLO MÁS DE LO GUAPOS QUE ESTARÍAN ALGUNOS QUEDÁNDOSE CALLADOS Y EN EL ANONIMATO

Desgraciadamente para Casimiro Curbelo, los episodios vividos esa madrugada en Madrid no los olvidará en la vida. Si nos atenemos a las distintas versiones que circulan, parece evidente que se produjeron en una actividad privada, en absolut

- PUBLICIDAD -

Desgraciadamente para Casimiro Curbelo, los episodios vividos esa madrugada en Madrid no los olvidará en la vida. Si nos atenemos a las distintas versiones que circulan, parece evidente que se produjeron en una actividad privada, en absoluto relacionada con sus cargos públicos. Y todo debió quedarse en el ámbito de lo privado si, como es habitual en estos casos, el afectado, tanto si fue víctima como autor material de los hechos que se le imputan, se hubiera quedado calladito como un puto, sin hacer valer su condición de aforado. Una de las versiones que circularon en los medios informativos llegaron a asegurar que el senador gomero exclamó ante la Policía que a él no lo detenía "ni la Guardia Civil", expresión estúpida y estatutariamente inadecuada porque ambos cuerpos tienen esa capacidad y otras muchas que sería cansino enumerar. Los expertos en la cuestión, que los hay, recomiendan a los implicados en este tipo de sucesos que se aprendan aquella hermosa fábula del pajarito que caía en una bosta de vaca cuando casi se moría de frío. No la vamos a contar entera, pero para que se hagan una idea, la moraleja es absolutamente imperativa: "cuando estés en la mierda, ni te muevas". Ya sabemos, ya, que es difícil contenerse, sobre todo si la autoridad afectada se encuentra en esa eufórica fase de los cantos regionales, cuando la otra autoridad, generalmente sobria y competente, pretende recordarle que es un simple mortal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha