eldiario.es

Menú

Se nos acaba de morir un hombre

MUERE EN ARRECIFE EL POETA CANARIO MANUEL GONZÁLEZ BARRERA

Se nos acaba de morir un hombre. Es necesario recordar su infancia;  volver a los umbrales de la risa  donde es la muerte tan lejana.  Su vida fue sencilla,  como el

- PUBLICIDAD -

Se nos acaba de morir un hombre.
Es necesario recordar su infancia;
volver a los umbrales de la risa
donde es la muerte tan lejana.
Su vida fue sencilla,
como el brotar del trigo la mañana.
(La tristeza afloraba entre sus ojos
presagiando el final de la mirada).
Pensaba que era cierto,
-él vio la muerte en una madrugada-
pero con la alegría de la vida
cuando es secreto nido entre las ramas,
luminosa mañana y correrías,
sorpresa de la hierba masticada.
Era la vida tierna como un junco,
por eso la trataba con cuidado
procurando decir a cada instante:
<>.
Cuando el llanto brotó por vez primera,
comprendió tristemente que era el paso
hacia una orilla de lejana playa.
Comprendió que el llanto y la risa
era la misma agua que de una fuente mana.
Esta es su historia a grandes rasgos,
luminosa y sencilla,
como el brotar del trigo en la mañana.
La realidad está a cuerpo presente
y es necesario recordar su infancia
negándole evidencia a aquella muerte
que estaba presagiando en la mirada.
(En la muerte de Manuel González Barrera, autor del poema, Arucas, 1936, Arrecife de Lanzarote, 2012)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha