eldiario.es

Menú

Un alivio, según Garrido

LOS PITIDOS, CASUALMENTE, ARRECIARON CON EL DISCURSO DEL FISCAL JEFE. CASUALMENTE

El primer discurso correspondió en esta solemne apertura al fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido. Circunspecto, impasible el ademán, el fiscal aguantó como pudo ser el telonero de las consignas de los trabajadores que, des

- PUBLICIDAD -

El primer discurso correspondió en esta solemne apertura al fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido. Circunspecto, impasible el ademán, el fiscal aguantó como pudo ser el telonero de las consignas de los trabajadores que, desde la calle, se imponían sonoramente a su discurso: ("La Justicia camina p'adelante, la Justicia camina p'atrás? Lo llaman democracia y no lo es?oé oé oé?"), incomodidad manifiesta que le condujo a despedir antes de tiempo al presidente del TSJC ("será el último año en que presida este acto?") sin necesidad ningunita, oiga, o forzado por las propias circunstancias y/o deseos. Lució el señor fiscal Raimunda al cuello (esas condecoraciones pre-constitucionales que en el mundillo togado se valoran tanto) y se lució con un reconocimiento a las ocurrencias del nunca tan admirado ministro de Justicia: "Los fiscales recibimos con alivio el proyecto de despenalización de las faltas. Así podemos dedicar más atención a los delitos". Efectivamente. Porque casi todas las faltas pasan a ser delito, incluso robar un caramelo, dicho sea sin más ánimo que el de relatar. Un gran acierto. Los mismos hechos, que antes no pasaban de un juicio rapidito entre las partes y sin letrados, requerirán ahora gracias a Gallardón abogado de oficio (salvo que también nos quiten ese derecho) y mayor gasto. Qué alivio. Y qué incómodos los fiscales oyendo pitidos mientras hablaba su jefe. Qué gestos de desaprobación. Qué pena de foto. Qué democracia, Mari.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha