eldiario.es

Menú

Una beca de Alarcó para otro Alarcó

NO NOS PODEMOS CREER QUE EL ILUSTRE CIRUJANO TAMBIÉN SE HAYA COGIDO LOS DEDOS POR 3.900 EUROS

Con esa permisividad con la que se ha conducido la prensa ante el comportamiento de gran parte de la vida política y empresarial canaria es normal, por ejemplo, que el personal vote con naturalidad e incluso con cierto regocijo a personajes

- PUBLICIDAD -

Con esa permisividad con la que se ha conducido la prensa ante el comportamiento de gran parte de la vida política y empresarial canaria es normal, por ejemplo, que el personal vote con naturalidad e incluso con cierto regocijo a personajes que se mofan abiertamente del interés de los ciudadanos y del buen gobierno que habría de presidir siempre la gestión de lo público. Si alguien cree que la auditoría de Alarcó le va a restar votos, que se mire la secuencia de casos de corrupción del PP y su correspondencia electoral para que se desengañe por completo. Más bien cabría analizar ese mecanismo incomprensible que anima al votante a premiar al más pillo, no sabemos si precisamente por esa cualidad tan reflejada en la novela hispana del género pícaro, o si por considerar que cuando se llega a según qué puestos mamar es cosa de hombres, como el Soberano. Ese punto de impunidad y de creerse que todo el monte es orégano debe estar en los motivos que condujeron al doctor Alarcó a otorgar en 2009 una beca de un máximo de 3.900 euros a su hijo Javier Alarcó para que pudiera formarse en algún centro de fuera de Tenerife. Así consta, al menos, en la web de la Fundación Canaria Salud y Sanidad de Tenerife.

Antonio Alarcó, flanqueado por su esposa, Ángeles Gómez, y el hijo de ambos, Javier Alarcó.

Antonio Alarcó, flanqueado por su esposa, Ángeles Gómez, y el hijo de ambos, Javier Alarcó.

(Haga click en la fotografía para ampliarla)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha