Opinión y blogs

eldiario.es

Como un bistec de medio euro

ANGULO PIERDE LOS PAPELES Y LOS ENCUENTRA SIETE AÑOS DESPUÉS

Muchos nervios es lo que parece estar padeciendo últimamente el consejero de Cultura y Deportes del Cabildo. Él nos echa la culpa a nosotros de sus males, y por más que nos ponemos a repasar nuestras actuaciones, no encontramos motivos para que no

- PUBLICIDAD -

Muchos nervios es lo que parece estar padeciendo últimamente el consejero de Cultura y Deportes del Cabildo. Él nos echa la culpa a nosotros de sus males, y por más que nos ponemos a repasar nuestras actuaciones, no encontramos motivos para que nos quiera tan mal. Hemos vuelto a revisar los papeles del famoso pabellón de la Vega de San José y nos hemos vuelto a tropezar con una realidad incontestable en forma de documentos incorporados a un expediente que él conoce a la perfección. Empezando por sendos escritos firmados en 1995 por dos ex presidentes del Cabildo, Pedro Lezcano y José Macías, pidiendo al Gobierno la cesión de la parcelita; una memoria del jefe de Patrimonio del Cabildo en la que se dice que son terrenos de la Comunidad Autónoma, y un escrito de Tino Montenegro, compañero suyo en el Cabildo, de fecha 3 de enero de este año, pidiendo al Gobierno, porfa, la misma cesión gratuita, entre otros muchos papeles que redundan en lo mismo y que no describimos para que no parezca ensañamiento. La verdad es que no nos queríamos poner más majaderos con la cuestión, pero es que Angulo hizo turné este miércoles por algunas radios y se ha empeñado en ponerse faltón. Nosotros no le vamos a decir lo que opinamos de su gestión en lo que a obras y patrimonio se refiere: nos basta con describir esa misma gestión. Y si tiene a bien enseñarnos el papelito que dice que tiene, pues hasta nos haría más felices: se lo mandaríamos a la presidenta del Cabildo para que le conceda el Can de Plata, y al Parlamento para que lo nombre macero mayor.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha