Opinión y blogs

eldiario.es

En boca cerrada...

QUÉ RISA

El otro día les contábamos de la afonía que padece el concejal de Aguas de Las Palmas, Rafael Santana. Ni una palabra, oye, sobre el feo asunto del informe metidito con calzador para quitar a una empresa y poner a otra más del gusto a desalar agu

- PUBLICIDAD -

El otro día les contábamos de la afonía que padece el concejal de Aguas de Las Palmas, Rafael Santana. Ni una palabra, oye, sobre el feo asunto del informe metidito con calzador para quitar a una empresa y poner a otra más del gusto a desalar agua en la capital. Pero no estaba afónico, fititú. O si lo estaba se le ha pasado, porque ha abierto la boca en el restaurante de Tafira en que almorzaba en compañía de su esposa, flamante nuevo cargo del Gobierno canario y unos amigos. Se le oía alto y claro. Así nos hemos podido enterar de que ha veraneado (risas) en Galicia y de que se llevó el móvil. Y menos mal que lo hizo, lo del móvil, porque así pudo localizarle Larry Álvarez (más risas), mientras almorzaba plácida y relajadamente en un villorrio de la campiña gallega (coro de risas). El mensaje era clarito: a volverse para acá que hay tomate en forma de mesa de contratación para lo de la desaladora (a partirse todos). Y como quiera que el concejal hacía ver a su interlocutor que estaba muy lejos (carcajada intensa, pero breve), va Larry y le coloca en veinte minutos un coche en la puerta del mesón (carcajadas generales). Hecho, el relatado, que pone de manifiesto dos cosas: una, el marrón del concurso se lo come sola Pepa y resulta que sus jefes son los que mueven los hilos; y dos, que Rafael Santana permanezca tanto tiempo callado es cuestión de salud (política) para los suyos. Pero cómo se ríe, qué discreción.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha