eldiario.es

Menú

Con los confortables despachos que tiene

SALVO QUE FUERA UNA CENA ENTRE DOS AMIGOS

La cena de Bittini y Soria en Madrid, de cuya motivación, contenido, objetivos y detalles nada podemos contarles, se presta a todo tipo de interpretaciones, y no todas perversas. La primera que se nos ocurre de modo inocente es que el vicep

- PUBLICIDAD -

La cena de Bittini y Soria en Madrid, de cuya motivación, contenido, objetivos y detalles nada podemos contarles, se presta a todo tipo de interpretaciones, y no todas perversas. La primera que se nos ocurre de modo inocente es que el vicepresidente del Gobierno convocó al empresario, dueño de Canteras de Cabo Verde, S.A., para pedirle que, por favor, afloje un punto, que no apriete a la Sala de lo Contencioso-Administrativo para proceder a la inmediata ejecución de sentencia. Si los cálculos no nos fallan, tal pretensión sería actualmente extemporánea, porque la exigencia ya ha sido cursada. Puede ser también que la cena se haya producido a petición del empresario, interesado en llegar a un acuerdo con el Gobierno para rebajar en un par de milloncejos la cuantía de la indemnización siempre que Soria empiece a pagar de inmediato, al menos el 50% del importe.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha