eldiario.es

Menú

A continuación, un juez sin zapatos

MONTESQUIEU, EN GANDO

La escena fue contemplada con asombro por un buen número de viajeros, que comprobaron a continuación que la separación de poderes funciona como un reloj suizo, al menos en ese control de seguridad de Gando y bajo ese mando del

- PUBLICIDAD -

La escena fue contemplada con asombro por un buen número de viajeros, que comprobaron a continuación que la separación de poderes funciona como un reloj suizo, al menos en ese control de seguridad de Gando y bajo ese mando del benemérito cuerpo. El siguiente de la fila, tras Mercedes Roldós, era el juez titular de Primera Instancia 14 de Las Palmas de Gran Canaria, Cosme López, que se dirigía a Fuerteventura a participar en unas jornadas de trabajo de su profesión. A su señoría también le pitó al arco de seguridad y la misma sargento de hierro le instó a igual operación que minutos antes vio frustrada ante los ilustres pies de la consejera de Sanidad. El magistrado, visiblemente escamado, no dijo no pío, se descalzó, colocó los zapatos en la cinta de rayos equis y pasó el control. Cuando terminó su operación el juez, la consejera ya andaba a decenas de metros de distancia. La Justicia, siempre tan lenta ante el poder ejecutivo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha