eldiario.es

Menú

Se equivoca el alcalde

PARA DEFENDER LA MINERÍA NO HACÍA FALTA ATACAR A CANARIAS

Pero lo que retrata de mala manera al procurador Muñoz es su falta de recursos argumentales. Recurrir al insulto al ministro ya tiene su difícil encaje en el debate político, pero tratar de desacreditar la postura gubernamenta

- PUBLICIDAD -

Pero lo que retrata de mala manera al procurador Muñoz es su falta de recursos argumentales. Recurrir al insulto al ministro ya tiene su difícil encaje en el debate político, pero tratar de desacreditar la postura gubernamental aludiendo a los costes de la insularidad, a lo caro que a su juicio le sale Canarias a España, no solo es una torpeza política de muchos quilates, sino que además es una falacia auténtica. Al señor Muñoz le hubiera bastado quizás con argumentar los problemas sociales que en la comarca minera asturleonesa puede provocar la caída de la actividad por la reducción drástica de las ayudas al carbón, antes de comparar ese problema no solo con el platanero, que tiene sus características, sino también con el de Canarias, que precisamente no es la comunidad autónoma más beneficiada históricamente por favoritismos en los Presupuestos Generales del Estado. Y basta remitirse a las hemerotecas para comprobar las recurrentes invocaciones de los partidos que en cada momento hacen oposición al que está en Madrid. Más daño que el inferido a Canarias por el ministro Soria en estos primeros seis meses de mandato es difícil encontrar en otras comunidades autónomas españolas: desde el petróleo hasta las trabas a las renovables; desde la supresión de las tasas aeroportuarias a la amenaza del fin del descuento para residentes? Pero a ninguno de sus adversarios políticos, y menos a sus disciplinados correligionarios, se les ha pasado por la cabeza llamarlo chulo o tontolculo. Por lo menos en público, que algunas cosas gruesas sí hemos escuchado muchas veces en privado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha