Opinión y blogs

eldiario.es

Un guiño a la España casposa

Y DE LA BANDERITA DE ESPAÑA EN LA PULSERA DEL RELOJ

No nos negarán ustedes que la boda de la hija de Aznar da para más de una coña marinera. Muchos lectores nos han escrito correos realmente corrosivos acerca de sus apreciaciones por la ventaja de casarse bajo el cálido manto de La Moncloa. En alg

- PUBLICIDAD -

No nos negarán ustedes que la boda de la hija de Aznar da para más de una coña marinera. Muchos lectores nos han escrito correos realmente corrosivos acerca de sus apreciaciones por la ventaja de casarse bajo el cálido manto de La Moncloa. En algunas cosas tienen razón para estar mosqueados y para exigir El Escorial para iguales menesteres. Mosquea a la gente lo que nos puede haber costado a los españoles la gracia de la niña, que muy bien pudo haberse casado en plan modosito y venderle la exclusiva a alguna revista del corazón. A nosotros, que somos así, nos ha llamado la atención el despliegue mediático de la Primera Cadena, que conectó varias veces en directo con la basílica de El Escorial para enseñarnos el histórico momento en que los recién casados salían del templo, o ponernos unos vídeos que si los dan en sepia y nos dicen que son del No-Do nos los creemos también. Especial comentario merece el guionista que escribió la vida del novio, del que llega a decir que durante sus tres años en Bruselas "tuvo mucho éxito con las mujeres; no es que sea Robert Redford, pero es un seductor". Literal. Y de la niña dijeron, como principal mérito, que ha tenido la suerte de ser "la primera hija de presidente democrático que se casa". Nos recuerda un montón a la hija de Felipe, de la que sabemos que tiene novio porque es de Las Palmas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha