eldiario.es

Menú

El hombre que habló demasiado

LOS ORGANIZADORES TUVIERON QUE MANDARLE A LOS CAMAREROS

El protocolo de estos encuentros es muy riguroso, pues marca 30 minutos exactos de intervención para comenzar a servir el almuerzo a las 15.00 horas. Pero eran las 15.15 y el presidente hablaba y hablaba, por lo que los organizadores hicieron

- PUBLICIDAD -

El protocolo de estos encuentros es muy riguroso, pues marca 30 minutos exactos de intervención para comenzar a servir el almuerzo a las 15.00 horas. Pero eran las 15.15 y el presidente hablaba y hablaba, por lo que los organizadores hicieron sonar sutilmente las cornetas: una legión de camareros empezó a servir la "ensalada de canónigos con papas arrugás y jabugo crujiente" y ante la irrupción de los canónigos, Paulino enmudeció, como si con la Iglesia se hubiera topado. Que por algo ahora el incensario y la sotana son el perfume y la prenda de moda en el Gobierno canario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha