eldiario.es

Menú

El juez es inamovible, según la Constitución

ANELKA SE PREGUNTA POR QUÉ NO ESTÁ EN EL SUPREMO

Este Anelka que tenemos por aquí pontificando sin tener ni puñetera idea de lo que escribe, bien podría asesorarse a través de esas amistades que siempre tuvo en los aledaños del TSJC. De haberlo hecho antes de tira

- PUBLICIDAD -

Este Anelka que tenemos por aquí pontificando sin tener ni puñetera idea de lo que escribe, bien podría asesorarse a través de esas amistades que siempre tuvo en los aledaños del TSJC. De haberlo hecho antes de tirarse a la piscina de manera tan ridícula, no se habría preguntado, como hizo ayer, por los motivos que han conducido a que el juez Baltasar Garzón no ocupe plaza de magistrado en el Tribunal Supremo, siendo tan eficiente y diligente como es. La respuesta está en el artículo 117 de la Constitución, que habla de la inamovilidad de los jueces, precisamente para garantizar su independencia y que ningún poder pueda removerlos en caso de resultar incómodos. Los jueces pueden estar toda su vida en la plaza que consigan por los correspondientes concursos, u optar a las que quedan vacantes en base a las normas que rigen en esta materia. Garzón nunca ha optado a plaza en el Supremo, sí a presidir la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, pero fue precisamente el PP el que le cortó esa posibilidad desde el Consejo General del Poder Judicial promocionando al magistrado Bermúdez, a pesar de reiteradas sentencias de la Sala de lo Contencioso-Administrativo que tumbaban tal nombramiento por falta de motivación al apreciar mayores méritos en el magistrado que el PP ha colocado en el centro de todas sus iras.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha