eldiario.es

Menú

Un mes de vertidos y negligencias

Una docena de preguntas aún sin contestar sobre el hundimiento del ‘Oleg Naydenov’ cuando está a punto de cumplirse un mes

Durante estos 25 días el pesquero ruso no ha dejado de verter hidrocarburos en una zona de activos remolinos ciclónicos

Soria dice delante de sus goleadores de cabecera que la corrupción es “un gol en propia puerta”

El PP es “un partido con historia”, dice Rajoy en Tenerife la misma semana en que todos hemos sabido que siempre se ha financiado con dinero negro

- PUBLICIDAD -
El 'Oleg Naidenov' incendiándose en aguas de Gran Canaria.

El 'Oleg Naidenov' incendiándose en aguas de Gran Canaria.

El Ministerio de Fomento ha anunciado que esta semana se van a iniciar las operaciones de sellado de las grietas por las que el pesquero Oleg Naydenov está vertiendo fuel altamente contaminante a las aguas cercanas a Gran Canaria. Es muy probable que, si todo sale según las previsiones de los expertos, esas maniobras concluyan antes del viernes, exactamente el día en que se cumplirá un mes desde que ese arrastrero ruso se hundiera a 15 millas de las costas de Canarias en un suceso que todavía no ha sido suficientemente aclarado. Ya lo hemos preguntado otras veces pero habrá que insistir hasta que alguien tenga un gesto de responsabilidad y de transparencia y ofrezca una explicación convincente:

1) ¿Qué responsabilidad tuvo el capitán y la tripulación del buque en las poco eficaces maniobras de extinción en el puerto?
2) ¿Cuenta con los medios adecuados el Puerto de La Luz y Fomento para una respuesta inmediata ante casos así?
3) ¿De dónde partió la orden de sacar el pesquero del dique Reina Sofía y llevarlo a alta mar en lugar de situarlo en una zona de refugio dentro del Puerto de La Luz?
4) ¿Por qué fue llevado a la punta de Jandía, Fuerteventura?
5) ¿Por qué, repentinamente, se le traslada desde Fuerteventura al Sureste de Gran Canaria?
6) ¿Se produjo la llamada de una diputada majorera a la delegada del Gobierno al grito de “sácame este barco de aquí”?
7) ¿El barco se hundió como consecuencia de la gran cantidad de agua acumulada en su interior y por el deterioro de su estructura con tanto paseo?
8) ¿El hundimiento fue fortuito o provocado?
9) ¿Tomaron esas decisiones exclusivamente los técnicos sin la intervención de ningún responsable político?
10) ¿Cuánto están costando y cuánto acabarán costando al Estado estas operaciones de vigilancia, limpieza, rescate, sellado… con la participación de varios buques y medios aéreos de Fomento y del Gobierno de Canarias?
11) ¿Se sabe con cierta precisión cuánto fuel ha sido vertido al mar?
12) ¿Por qué han tardado tanto tiempo en llegar los robots para sellar las pérdidas?

 

Información para el entretenimiento

Durante este mes, el Oleg Naydenov no ha parado de verter hidrocarburos en una zona de remolinos ciclónicos que, sin contaminación, constituyen un factor positivo para la generación de biodiversidad en los fondos marinos, pero cuando en ellos cae una carga tan venenosa como esta, se convierten en una catapulta mortal. El silencio impuesto al capitán marítimo ha tratado de cubrirse por el Ministerio de Fomento con un caudal de información generado para el entretenimiento de periodistas y público en general. Nadie sin embargo ha entrado aún a explicar el fondo de la cuestión. Y tampoco nadie, ninguna autoridad canaria o estatal, ha hecho la más mínima gestión para conseguir que por parte de las autoridades comunitarias se aplique en este corredor marítimo una vigilancia de vertidos rigurosa y eficaz.

 

José Manuel Soria en su intervención en el mitin del Partido Popular en Infecar (ALEJANDRO RAMOS)

María del Carmen Castellano y Francisco González, entre otros, escuchan la intervención de José Manuel Soria. Foto: Alejandro Ramos.

Soria y los goles en propia puerta

Cuando un político clásico se prepara un mitin conforme a las técnicas aprendidas en los cursos ad hoc, acostumbra primero a plantearse qué es lo que quiere decir, qué es lo que la gente quiere oírle decir, y luego, con esos puntos de partida clarificados, decide cómo decirlo. En el mitin central de campaña del Partido Popular en Gran Canaria, el que debió presidir Mariano Rajoy pero que no presidió por el accidente aéreo de Sevilla (¿fue a Sevilla Rajoy?; ¿cuál ha sido su participación en ese luctuoso suceso?), José Manuel Soria tenía muy claro que había que hablar de corrupción, de la soga en casa del ahorcado. Él es de los que coge el toro por los cuernos y, como se cree inmunizado tras superar con ayuditas judiciales los casos salmón, chalet y La Favorita, entre otros, no le supone ningún sonrojo el desafío. La consigna nacional es no tener miedo a hablar de corrupción, incluida la propia, si se hace con cierta distancia y se añade que este Gobierno de Rajoy es el que más medidas ha tomado contra ella. A los estrategas del partido, sin embargo, se les olvidó advertir que la mención voluntaria a la corrupción ha de hacerse después de asegurarse de que por los alrededores no anda ninguno de sus candidatos imputados y/o acusados por graves delitos relacionados con la cosa misma. “A veces nos metemos goles en nuestra propia puerta”, metaforizó Soria para evitar mentar la bicha por su verdadero nombre. Su ocurrencia se tropezaba con la evidencia de que estaba rodeado en el mismo escenario de soberbios goleadores en propia puerta, como la alcaldesa de Telde, Mari Carmen Castellano, o el de Mogán, Francisco González, por citar solo dos de las figuras más identificables con el Código Penal en vigor.

 

El PP, “un partido con historia”

Ya se habrán enterado de que Mariano Rajoy pasó fugazmente por Canarias y que su visita de dos días de duración se tuvo que cancelar repentinamente por el accidente un Airbus militar en Sevilla. Tienen a su disposición la crónica de lo sucedido en Tenerife firmada por nuestra compañera Belén Molina, que logró resaltar cuestiones verdaderamente notables de la presencia de este hombre de Estado: la primera, que su conjunto veraniego de sport fino (pantalón beige, camisa blanca y americana azul) era exactamente el mismo que lucían otros 50 caballeros presentes en su almuerzo-mitin. Y, en segundo lugar, la frase lapidaria del presidente del Gobierno acerca de su propio partido: “El PP es un partido con historia, no se ha creado en media hora”. Diga usted que sí, don Mariano. Preside usted un partido con mucha historia, y toda ella plagada de trampas y chanchullos, como ha quedado de manifiesto al publicarse en eldiario.es los papeles de Naseiro y, con ellos, la confirmación de que el dinero negro, los sobres, los sobornos y hasta los fraudes de la Seguridad Social han sido la constante durante esa larga historia de vida partidaria. Y lo supieron siempre sus dirigentes, empezando por Manuel Fraga y siguiendo por su sucesor, José María Aznar, lo que desde luego invita a concluir que sus actuales mandarines no han permanecido nunca ignorantes. No haber ganado nunca unas elecciones de manera limpia confirma que, efectivamente, el PP es un partido con historia, con una historia tétrica de corrupción.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha