eldiario.es

Menú

La misma impunidad de siempre

LA JUEZ NO ENTENDÍA NADA

El censor, correveidile, abrazafarolas o como quieran ustedes llamarlo tuvo los santos bemoles de demandar a la Sociedad de Promoción, de la que depende el Carnaval, cuando llegaron los socialistas y lo pusieron de patitas en la calle. Al pobr

- PUBLICIDAD -

El censor, correveidile, abrazafarolas o como quieran ustedes llamarlo tuvo los santos bemoles de demandar a la Sociedad de Promoción, de la que depende el Carnaval, cuando llegaron los socialistas y lo pusieron de patitas en la calle. Al pobre no se le ocurrió nada mejor, para defenderse en el juicio laboral, que llevar a Pepa Luzardo como testigo, y ésta, en lugar de dedicarse a escurrirse del marrón como una lagartija, se puso del lado del pobre censor, es decir, contra el Ayuntamiento del que sigue siendo concejal. Bien es cierto que estaba obligada a respaldar sus propios actos, lo que de inmediato llevó a la juez a abrir la boca y no cerrarla hasta que acabó de producirse el testimonio de tan insigne ex alcaldesa. Pero, vamos a ver, señora Luzardo, le vino a preguntar la magistrada, ¿usted no conoce la existencia del contrato a tiempo parcial? Y sí que lo conocía, lo que sirvió para que ella quedara como una gran gestora y su protegido con los glúteos al aire.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha