eldiario.es

Menú

El relevo al frente de la CCE

LOS CRÍTICOS CREYERON QUE GRISALEÑA PRETENDÍA REPETIR

La gota que colmó el vaso fue la decisión de modificar los estatutos para que los próximos presidentes de la CCE tengan un mandato de cuatro años, uno más que hasta ahora. Se trataba de ejecutar un acuerdo del co

- PUBLICIDAD -

La gota que colmó el vaso fue la decisión de modificar los estatutos para que los próximos presidentes de la CCE tengan un mandato de cuatro años, uno más que hasta ahora. Se trataba de ejecutar un acuerdo del comité ejecutivo que dejó pendiente de ratificación el anterior presidente, Mario Rodríguez. Grisaleña y su equipo decidieron que había que llevarlo a la asamblea de junio para que no ocurriera lo que le pasó a su antecesor, al que se le echaron encima las elecciones. Fue el momento que eligieron los críticos para cargar contra él acusándole de quererse perpetuar en el cargo, un falacia que se desmonta de inmediato con tan solo interrogar a los allegados al presidente patronal. Lo que en realidad subyace es el deseo de los empresarios más afines a Soria de desalojar a Grisaleña del poder empresarial y sustituirlo por alguien más cercano a los planteamientos políticos y estratégicos. El PP no quería repetir el pinchazo sufrido en la elección de rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Así que, todos a una, con algún que otro apoyo mediático, forzaron que Grisaleña anunciara su renuncia a la reelección.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha