eldiario.es

Menú

La última discusión de Celso

EL DIRECTOR GENERAL PREFIRIÓ CONOCER LAS TURBINAS POR INTERNET

Celso Perdomo no era santo de la devoción de Luis Soria, pero lo mantenía en la Dirección General de Industria porque lo había impuesto la mano derecha de su hermano José Manuel, Luis Larry Álvarez. Sin embargo, las diferencias eran cada día m

- PUBLICIDAD -

Celso Perdomo no era santo de la devoción de Luis Soria, pero lo mantenía en la Dirección General de Industria porque lo había impuesto la mano derecha de su hermano José Manuel, Luis Larry Álvarez. Sin embargo, las diferencias eran cada día más públicas y más notorias. Perdomo estaba en la lista de las personas que iban a viajar a Enercon, pero el último día hubo una acalorada discusión entre el consejero y su director general. Entre otras muchas cosas, Perdomo le dijo a Luis Soria que el viaje resultaría un error porque suponía aceptar una invitación muy descarada cursada por un concursante. Perdomo, con su ordenador portátil delante, le dijo a su jefe que prefería ver las turbinas por Internet, y conectado a la web de Enercon, le mostró a Luis Soria las máquinas que iba a visitar dos días después. Perdomo, igual que Arnáiz, se quedó en tierra en el último minuto, pero por motivos diferentes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha