eldiario.es

Cárcel para un exjuez de Paz por intentar atropellar a un hombre al grito de "¡muere, perro!"

El condenado deberá además abonar 70.000 euros de indemnización a su víctima y tendrá prohibido acercarse a él durante cinco años

- PUBLICIDAD -
Ciudad de la Justicia en Las Palmas de Gran Canaria

Ciudad de la Justicia en Las Palmas de Gran Canaria Alejandro Ramos

La Audiencia de Las Palmas ha condenado este miércoles al exjuez de Paz de Antigua (Fuerteventura) a tres años y diez meses de cárcel por intentar asesinar a un hombre al que atropelló varias veces con su coche tras haber discutido con él un bar, mientras gritaba "¡muere, perro!.

El procesado, Juan Salvador F.A., ha reconocido este miércoles los hechos ante el tribunal y ha aceptado la pena que finalmente propone el Ministerio Fiscal, después de que la acusación rebajara la condena que en un principio había reclamado para él (diez años).

El condenado deberá además abonar 70.000 euros de indemnización a su víctima y tendrá prohibido acercarse a él durante cinco años, al ser responsable de un delito de asesinato en grado de tentativa que cometió en Antigua en la tarde del 13 de diciembre de 2013.

Según se relata en el escrito de conclusiones del fiscal que la defensa acepta como hechos probados, Juan Salvador F.A. se cruzó en un camino de tierra con Juan José A.R., "con quien había tenido una discusión verbal minutos antes" en un bar y, "con inequívoco ánimo de dar muerte" a aquel, que circulaba en bicicleta, "lo atropelló en sucesivas ocasiones".

"La primera, derribándolo de su vehículo tras un acometimiento frontal, y las posteriores, una vez su víctima estaba ya en el suelo y sin posibilidad de defensa ni huida, pasándole por encima de su cuerpo a la vez que le gritaba: 'muere, perro'", prosigue el texto.

Y detalla que, a consecuencia de lo ocurrido, la víctima sufrió policontusiones, erosiones, una herida en una rodilla y sendas luxaciones en un hombro y en un codo que además se fracturó, pasando en el hospital 18 días de un total de 238 que tardó en curarse.

La agresión le dejó, asimismo, varias secuelas, como "limitaciones importantes" en un codo donde hubo que implantarle una prótesis y diversas cicatrices repartidas entre un brazo y una pierna, algunas de ellas "de intensa notoriedad".

La Fiscalía ha aceptado rebajar su solicitud de condena de diez años de cárcel a tres años y diez meses tras reconocer en favor del acusado la atenuante de embriaguez.

La defensa ha pedido, a su vez, la suspensión de la pena a fin de que su cliente no tenga que ingresar en prisión, ya que hasta la fecha no tenía antecedentes penales.

Sobre esa petición le corresponderá decidir, en todo caso, al tribunal encargado de este proceso, cuya vista oral no llegó a celebrarse como consecuencia del acuerdo alcanzado previamente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha