eldiario.es

Menú

El fotógrafo César Russ, acusado por injurias y calumnias contra sus socios

El artista aseguraba en redes sociales y en la prensa que le habían robado el trabajo a pesar de que formó una sociedad mancomunada a dos firmas con las otras dos personas

El juez ha decretado para César Fernández, nombre real del fotógrafo, el pago de una fianza de 3.000 euros

- PUBLICIDAD -
Ciudad de la Justicia en Las Palmas de Gran Canaria

Ciudad de la Justicia en Las Palmas de Gran Canaria Alejandro Ramos

El fotógrafo César Fernández, conocido artísticamente como César Russ, ha sido acusado en el Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria por un delito contra el honor y por realizar injurias y calumnias contra los socios con los que conformó la Editorial Tangram.

En un auto fechado el pasado mes de octubre, firmado por el juez Alberto Puebla, se decreta la libertad provisional de Russ bajo fianza de 3.000 euros o el embargo de sus bienes por esa cantidad de dinero. El fotógrafo, en su última estadía en las Islas, dirigió una sala de exposiciones fotográficas en la Plaza Cairasco de la capital grancanaria 

El inicio de esta historia comienza en el año 2014 cuando el fotógrafo, junto a sus socios, conforma la editorial para ofrecer una publicación a modo de guía turística de Las Palmas de Gran Canaria con un reportaje fotográfico y textos en español e inglés. El concejal de Turismo durante el mandato de Juan José Cardona, Pablo Barbero, aceptó una compra de unidades con su firma de puño y letra en la propuesta presentada por la editorial, aunque la Concejalía nunca llegó a realizar la adquisición de los ejemplares tras las presiones del fotógrafo en redes sociales y los medios.

En el momento de la constitución de la empresa editorial, el capital social fue dividido en tres partes. El 60% de las participaciones sociales fueron de Russ, pero al no disponer de fondos entregó un certificado de propiedad de un bien no dinerario, una cámara de fotos que él valoró en 1800 euros y que  la parte querellante recuerda que en ningún momento llegó a entregar. Además, sufragaron todos los gastos ocasionados por el retratista durante el tiempo que estuvo realizando las fotografías.

La parte querellante rememora que a raíz de la publicación de la revista turística, que el fotógrafo en su día defendió que se había puesto a la venta sin su permiso a pesar de que los otros socios tenían el poder para hacerlo ya que eran administradores mancomunados y en los estatutos de la sociedad se recogía que tan sólo eran necesarias dos firmas para la toma de decisiones, Russ comenzó a volcar en las redes sociales y en la prensa local anuncios de calumnias, insultos y declaraciones injuriosas sobre los socios y sobre el concejal de Turismo. Incluso, en este periódico había indicado que sus socios le habían robado el trabajo. 

A través de Facebook, Russ iba soltando las injurias y calumnias por las que ahora debe responder ante la justicia. En este perfil de la red social, tal como recuerda la persona querellante, otros usuarios también alentaban al artista e incluyeron más insultos y ofensas hacia los socios. 

Antes de comenzar a verter estas publicaciones, que la justicia dictaminará si son o no injuriosas, el ahora querellado presentó a Barbero en nombre de la editorial y los tres socios una propuesta de compra de una cantidad de unidades con el compromiso de donar a la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento todo el material fotográfico, lo que fue aceptado por el concejal. No obstante, esto nunca llegó a suceder.

Sobre la publicación de la revista turística, que en estos momentos se puede adquirir en numerosos puntos de la Isla, los accionistas recalcan que, aparte de ser socios mancomunados a dos firmas, mandaron el trabajo a la imprenta con el fin de llegar a la fecha límite marcada por el acuerdo firmado con la Concejalía: la Fiesta del Turismo de 2014. 

El área de Turismo recepcionó la obra y como cumplía con todos los requisitos exigidos, comenzó a comercializarla, aunque la retiró de manera preventiva después del boicot realizado por el artista, quien aparte de sus publicaciones en las redes amenazó tanto al concejal como al gerente de la Sociedad de Promoción de Las Palmas de Gran Canaria, diciéndoles que si adquirían la publicación o lo ponían a la venta en los puntos de información turística de la capital iban a ser denunciados, unas denuncias que al final nunca recibieron.

Contactado por este periódico sobre la situación judicial de la denuncia contra su persona, el fotógrafo afirma entender que este auto está "rechazado" a pesar de que la causa sigue tramitándose y, finalizada la instrucción, se ha abierto el juicio oral. No obstante, según confirman desde el TSJC, está pendiente un recurso de apelación en el que se pide el archivo del procedimiento.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha