eldiario.es

Menú

Pedro y el lobo

Con Susana Díaz, los socialistas tienen más papeletas de desaparecer diluidos en el caldo gordo del PP y nosotros de quedar atrapados en el tiempo a manos de la derecha incorregible y corrupta.

- PUBLICIDAD -

Susana Díaz y Pedro Sánchez se entregaron ayer en el debate del PSOE a la noble tarea de coser el partido. De coserlo a puñaladas. Últimamente en Ferraz se dan más navajazos que en una película de quinquis, así que no esperábamos aguja e hilo, menos aún después de lo que ambos púgiles han calentado el combate en las semanas previas. Por medio le pilló a Patxi López del que tiraban los otros como unos padres que se disputan la custodia del hijo (¿a quién quieres más, a mamá o a papá?), mientras él les imploraba que volviesen a tratarse con cariño y que intentasen salvar a la familia.

Pero a Susana y Pedro se les rompió el amor de tanto usarlo y han acabado siendo Pimpinela tirándose los trastos a la cabeza. Él le reprochó que le haya puesto los cuernos con los populares y los barones y ella le respondió “no mientas, cariño” y “tu problema no soy yo, eres tú”. Precisamente, lo que tienen que resolver los militantes es quién es el problema para el PSOE y para este país.

Los que mandan en uno y otro lo tuvieron claro en octubre pasado: a ellos les sobra Pedro, que estaba dispuesto a negar hasta tres veces al Ibex 35 y pactar con Unidos Podemos. No es casual que a los votantes del PP también les sobre Sánchez y les convenza Díaz. Ella asegura no sólo la continuidad de la derecha sino su longevidad.

La presidenta de Andalucía ha decidido que la victoria a la derecha pasa por derrotar a la izquierda de Iglesias. Es improbable, por no decir imposible, que el PSOE acabe en poco tiempo con la alternativa que el propio PSOE ha generado por su derechización. Y es absurdo que lo intente, precisamente, por ese mismo camino hacia la derecha por el que se está despeñando la socialdemocracia en toda Europa. Con Susana Díaz, los socialistas tienen más papeletas de desaparecer diluidos en el caldo gordo del PP y nosotros de quedar atrapados en el tiempo a manos de la derecha incorregible y corrupta.

Hay quien espera que Podemos acabe con el PSOE pero eso nos aboca a la misma sala de espera. Hoy por hoy, la única posibilidad de derrocar a la derecha pasa por Pedro Sánchez, aunque siempre sea dudoso el converso que encuentra la fe por interés. Pero la sociología y la matemática nos dicen que sólo sumando al viejo partido de la izquierda con el nuevo se puede socavar el orden vigente.

Por eso, el orden vigente lleva meses contando el cuento de Pedro y el lobo al revés. ¡El lobo alerta de que viene Pedro a comerse a las ovejas! Pero cuanto más lo dice, menos le cree el rebaño que se ha dado cuenta de que es lo contrario: Pedro quiere acabar con los lobos. Por eso me temo que se lo van a comer.

Tienen muchas formas de devolver al redil a quien quiera salirse. Desde el aparato mediático que atemoriza con la llegada de Sánchez, hasta las presiones internas. No creo que los Felipe, Susana y compañía vayan a dejar fácilmente el PSOE en poder de un advenedizo, como no se lo dejaron a Madina, claro ejemplo de cómo los lobos que le devoraron vivo, le han hecho regresar al rebaño con el rabo entre las piernas. Si yo fuera Pedro Sánchez, pediría para estas primarias observadores internacionales. Homo homini lupus.

ESTE MARTES A LAS 10H EN WWW.CARNECRUDA.ES: TU CONSUMO PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo, y si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha