eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Absuelto un periodista acusado de vulnerar el derecho al honor de un policía implicado en el caso Ciutat Morta

El ex jefe de información de la Guardia Urbana, Víctor Gibanel, había denunciado Jesús Rodríguez, de La Directa, porque el periodista mencionaba que el agente elaboró informes sobre el caso Ciutat Morta

El magistrado resuelve que no se ha vulnerado el derecho al honor del agente y que el derecho a la información ejercido por el periodista prevalece sobre el derecho a la intimidad y la propia imagen

- PUBLICIDAD -
Víctor Gibanel, en un fragment censurat de 'Ciutat Morta', observa una manifestació per la reobertura del cas 4-F

Víctor Gibanel, en un fragmento censurado de 'Ciutat Morta', observa una manifestación por la reapertura del caso 4-F

El documental Ciutat Morta, que puso en cuestión el relato de las instituciones en relación a la actuación de la Guardia Urbana posterior al desalojo de una fiesta en un espacio okupado en el centro de Barcelona, sigue trayendo consecuencias un año y medio después de su emisión por TV3. Uno de los agentes de la Guardia Urbana implicados en el caso, el ex jefe de información Víctor Gibanel, denunció el periodista de La Directa, Jesús Rodríguez, por un presunto delito contra el honor, la intimidad y la propia imagen, debido a que en el documental Rodríguez utiliza una declaración judicial filtrada de Gibanel para indicar que el agente elaboró varios informes sobre el caso 4F. El juzgado de primera instancia 25 de Barcelona ha absuelto Rodríguez, a quien Gibanel exigió una indemnización de 45.000 euros.

La sentencia, emitida el pasado jueves, considera que, dada la relevancia de los hechos, la libertad de expresión y de información priman por encima del derecho al honor y la intimidad del policía. El juez considera que atribuir a Gibanel la confección de informes sobre el caso 4F, tal y como hace Rodríguez en el documental, "no puede estimarse como un ataque la honorabilidad" del agente, para quien este trabajo se encontraba dentro de la su actividad profesional en la Guardia Urbana.

En el fragmento del documental denunciado, que por orden judicial no se emitió por TV3, Gibanel afirma en un interrogatorio judicial que fue la persona encargada de transmitir toda cuestión relacionada con la información relativa al movimiento okupa al entonces alcalde, Joan Clos, ya que así lo marca su cargo de jefe del servicio de información, documentación y análisis de la Guardia Urbana. Estas declaraciones vinculaban Gibanel con la fabricación de unos informes falsos en torno al caso 4F. Se trata de un fragmento de poco más de seis minutos que llenó de polémica el estreno del documental Ciutat Morta, que mostraba al gran público una visión crítica con el cuerpo policial.

Por otra parte, Gibanel acusaba al periodista de haber difundido él mismo las grabaciones donde él aparece declarando en motivo del Caso Macedonia. "No ha quedado demostrado que la grabación referida a la instrucción judicial fuera aportada" por Rodríguez, resuelve el magistrado, que en consecuencia exculpa al periodista de vulnerar la intimidad de Gibanel.

El origen del conflicto es la emisión del documental Ciutat Morta en TV3, que intentaba dar luz a los hechos del 4 de febrero de 2006, un rompecabezas que comenzaba con el desalojo de un espacio okupado en el centro de Barcelona. Durante la operación, un agente de la Guardia Urbana resultó herido de gravedad tras el impacto de un tiesto, según un testigo oculto que aparece en el documental.

El desalojo de la fiesta okupa terminó con siete jóvenes detenidos, tres de los cuales fueron condenados a cuatro años y medio de prisión, a pesar de que no se había podido demostrar su implicación en los hechos. Patricia Heras, una joven que ni siquiera estaba presente, tal y como relata el documental, sufrió las mismas consecuencias y terminó quitándose la vida después de completar la condena.

El documental reconstruyendo los hechos vio la luz, pero lo hizo mutilado. Un fragmento comprendido entre el minuto 44 y el 51 fue eliminado como medida cautelar por orden judicial. El motivo fue una demanda interpuesta por el mismo Gibanel, y un posterior acuerdo entre este, TV3 y la productora, Metromuster.

La productora se comprometió a eliminar las imágenes en las que, a raíz de las declaraciones del agente en un interrogatorio, se daba a entender que Gibanel podía estar directamente implicado en la elaboración de los informes sobre el desalojo que el documental desmentía. Esta decisión supuso que el ex jefe de información de la Guardia Urbana retirara la petición de indemnización a la productora y en TV3, pero la mantuvo a Jesús Rodríguez, por sus comentarios en el documental.

Este es el fragmento censurado por orden judicial del documental:

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha