eldiario.es

Menú

La Generalitat ratifica en el cargo al director de los Mossos

El consejero Ramon Espadaler manifiesta desde el Parlamento su "apoyo" y el de todo el Gobierno al director general de los Mossos, tras las peticiones de dimisión por parte de entidades y partidos

En el caso de Juan Andrés Benítez, el consejero afirma que tienen constancia de una llamada de la víctima a la Guardia Urbana antes de ser retenido por los mozos en la que ya decía que sangraba

- PUBLICIDAD -
La Generalitat de Cataluña se muestra dispuesta a retirar las pelotas de goma

El consejero de Interior, Ramon Espadaler.

El consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha descartado este miércoles públicamente que tenga intenciones de cesar al director general de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, tal como le pedían hasta ahora diversas entidades del Raval -el barrio barcelonés donde fue golpeado por varios agentes el vecino que acabó muriendo- y la mayoría de partidos de la oposición, a los que se sumó ayer ERC si no se prohíben las balas de goma. "Prat cuenta con mi apoyo y el de todo el Gobierno", ha sentenciado Espadaler.

El responsable del departamento de Interior ha salido de esta manera al paso de algunas informaciones publicadas en medios de comunicación que apuntaban a una retirada de la confianza en Prat por parte de la dirección de Interior. Además, ha enviado un mensaje a todos los que exigen su cese: "Si algún día nos lo planteamos, que no es el caso, será a conciencia y no debido a presiones".

En cuanto al caso concreto de la muerte de Juan Andrés Benítez, Espadaler ha manifestado además sus dudas sobre las transcripciones de la llamada que hizo la víctima a la Guardia Urbana antes de que llegaran los Mossos en el lugar de los hechos, justo después de haberse peleado con otro vecino del barrio. En aquella llamada, "muy importante", según el consejero, dice que Benítez ya afirmaba que estaba sangrando. Una sentencia que se transcribe de manera "profundamente errónea", según el consejero.

La juez que investiga la muerte de Benítez ya apuntaba en su auto -el que servía para imputar los ocho agentes implicados- que Benítez tenía tras la trifulca un hilo de sangre en la nariz y también en el dedo. Aunque consideró que de ello no se podía deducir que las heridas fueran graves.

Por último, Espadaler ha afirmado que sigue dudando del informe de la Policía Nacional, en el que a partir del visionado de los vídeos de varios testigos se asegura que Benítez recibió cinco puñetazos en la cabeza por parte de un agente. Y también ha asegurado que se reafirma en el procedimiento de Interior en relación a la evolución del caso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha